Compartilo:

Por el clima, hay incertidumbre para la cosecha. Además hay temor por la actitud oficial con las exportaciones.

La tensión por la falta de mercadería volvió al mercado del trigo. Ayer, necesitados del cereal, los molinos ofrecieron unos $ 2900 por tonelada, $ 100 más que el viernes y un valor que más que duplica a la soja disponible.

Hay, además, empresas que ruegan que les entreguen trigo con calidad ya a casi $ 3000. Pero la historia no se termina ahí: los expertos creen que si el clima no acompaña lo que resta de la campaña, en 2014 podría repetirse una situación de tirantez en producción y exportaciones como fue este año, luego de una magra cosecha.

También habría malas noticias para los productores. Si el Gobierno no acelera la entrega de permisos de exportación, los US$ 610.000 que tiene hoy el fideicomiso para devolver las retenciones al trigo, que se nutre con los derechos de exportación, apenas alcanzarían para que los productores embolsen unos 5 centavos de dólar por tonelada, lejos de los 20 a 25 dólares por tonelada que en total estima reintegrar el Gobierno.

Según la consultora Agritrend, la próxima cosecha del cereal, que ingresará desde mediados de noviembre, podría estar en 9,5 millones de toneladas, un millón de toneladas más que la última campaña.

Según publicó La Nación y reproduce Infocampo si llegara a lograrse ese nivel de producción, el abastecimiento local estaría cubierto, ya que demanda 6 millones de toneladas.

Pero no está dicha la última palabra. Aunque más del 50% de la superficie triguera nacional, del centro sur bonaerense, se encuentra en condiciones de buenas a muy buenas, hay un 22% del área, correspondiente a regiones del Norte, que está en un estado malo a regular, según informó recientemente la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Juan Sebastián Pizzi, asesor de productores en la zona de Venado Tuerto, señaló que allí hay trigos con bajas del 25% en el rinde potencial.

En este contexto, no son pocos los que ya prevén un escenario de dificultades para 2014.

“Vamos a cosechar muy poco trigo. En mi opinión, van a ser 8 millones de toneladas, lo cual va a alcanzar para el mercado interno y para no mucho más. Con esta lógica, no creo que el Gobierno deje exportar”, contó Iván Malianni, un operador comercial de Los Grobo que permanentemente recorre las zonas de General La Madrid, Coronel Pringles, Azul y Olavarría, entre otras.

En Agritrend, el consultor Gustavo López hizo un cálculo sobre qué ocurriría si se alcanzaran 9,5 millones de toneladas. “Con esa producción, y sin prácticamente stocks, manteniendo los consumos de semillas e internos a lo sumo se podrán exportar lo mismo que este año, de 2,5 a 3 millones de toneladas”, indicó.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA