Un productor isletense recibió aporte del Prodaf

348

El ministro de la Producción, Cdor. Roberto Schunk, entregó aportes del Programa de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar (Prodaf). Entre los beneficiarios, se encuentra el productor tambero Raúl Brauer de Isletas, quien destacó la importancia del subsidio. 2

Una suma aproximada a los dos millones y medio de pesos fue entregada a productores entrerrianos, divididos en un millón doscientos cincuenta mil pesos para dos cadenas (lechera y citrícola), a un promedio que supera los 80 mil pesos para cada uno. Son beneficiarios del Programa de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar (Prodaf).

“Son dos cadenas claves en la provincia”, manifestó  el ministro de la Producción de Entre Ríos, Roberto Schunk, en el Salón de los Gobernadores. Allí, rodeado de productores lecheros y citrícolas, donde hizo entrega de 31 subsidios, a un promedio que supera los 80 mil pesos cada uno lo que motivó un desembolso de 2.5 millones de pesos.

“Se trata de incentivar y mejorar la productividad, incorporando tecnología y capital de trabajo”, sostuvo el funcionario. Luego cada uno fue recibiendo una carpeta que incluía el aporte no reintegrable. Para algunos un apoyo necesario para seguir adelante, para otros, la posibilidad de expandir su establecimiento. En este caso se contempló la cadena lechera y citrícola. Quedó de manifiesto en la charla “cara a cara que es mejor que las redes sociales” (tal cual sostuvo Schunk) la importancia de este tipo de incentivos para no interrumpir no solamente la cadena de producción, sino reafirmar los lazos familiares.a

Uno de los beneficiarios fue el isletense Raúl Brauer, quien fue el productor que ayer, en el acto desarrollado en Casa de Gobierno, tomó la palabra en nombre de todos sus colegas entrerrianos para agradecer dicho aporte. Ya en charla con El Diario, manifestó que “el gobierno está bien acertado en hacer este tipo de entrega de subsidios, porque uno andando ve que el productor tambero por ahí, como es un trabajo sacrificado empieza a venir el desgano y al venir el desgano hace poco hincapié en el trabajo. Un estímulo de estos a uno lo levanta, y vuelve a seguir para adelante. En principio agradecerle a Dios por el buen clima que nos está dando para el campo y segundo al Estado provincial por este apoyo”. Raúl aprendió de su padre y ahora le pasa la posta a sus hijos. Y destaca que lo importante es no cortar la cadena familiar. “Yo tengo 54 años, empecé como productor tambero, luego agropecuario, hice productos lácteos, pero tuve que dejar al no poder tener suficiente personal para seguir la industria, y volví al tambo. Uno se pone a pensar en todo lo que aprendió de la vida, no tengo título pero todo se lo va transmitiendo a los hijos y más ellos de lo que van aprendiendo en las escuelas agrotécnicas. Es como un equipo de trabajo. En mi establecimiento trabajan dos hijos varones y un tambero de ayudante. La producción es de 2.300 litros de leche, es una buena fuente de ingreso para el país. Tomo a la Nación como una casa de familia, si ingresa dinero a todos le va a ir bien, cuánto más podamos producir, mejor. Tenemos todo: la tierra, el agua, las herramientas y la gente”.

COMENTÁ LA NOTA