Compartilo:

Luego de una reunión en el Ministerio de Trabajo, Pablo Moyano dijo que si no les pagan un bono de fin de año de $4.500 lanzarán una huelga nacional en las 18 ramas del sindicato. Suma tensión en una semana conflictiva.

La discusión con los gremios por el bono navideño le generó un nuevo dolor de cabeza al Gobierno. En momentos en que comenzó a normalizarse la situación con las policías provinciales, el que amenaza con reavivar el fuego es Hugo Moyano. Su hijo Pablo anunció que el lunes podrían lanzar una huelga en los 18 ramas de Camioneros horas antes de las fiestas de fin de año.

El secretario gremial de Camioneros mantuvo un encuentro en el Ministerio de Trabajo con las cámaras del sector. Allí se encontró con la negativa a sus reclamos para que los trabajadores de la actividad reciban un pago único de fin de año de 4.500 pesos.
“Si no tenemos respuestas en las próximas horas, el lunes anunciamos el paro nacional. Esto es responsabilidad del Gobierno y de (Jorge) Capitanich que están apretando a los empresarios para que no le paguen un bono a los trabajadores”, declaró Pablo Moyano en la puerta del Ministerio de Trabajo.
En sus conferencias de prensa diarias, el jefe de Gabinete había rechazado la posibilidad de un bono extra para jubilados y trabajadores antes de fin de año. Sin embargo, el poder paralizante del gremio de los Moyano es una amenaza que podría complicar aún más un fin de año con mucha tensión en todo el país.
 
Una huelga nacional de Camioneros podría complicar el abastecimiento de alimentos y combustibles en los días en que miles de argentinos viajan para reencontrarse con sus familiares. También podría afectar el transporte de caudales y otras actividades vitales para la comunicación.
Los Moyano no fueron los únicos que se manifestaron a favor de una bonificación extra de fin de año. El titular de la CGT afín al Gobierno, Antonio Caló, también pidió que las cámaras empresarias sumen una remuneración extra al habitual medio aguinaldo que se paga días antes de las fiestas.
Además de los reclamos salariales, el Gobierno tendrá puesta la mira la semana que viene en las redes sociales, donde desde distintos sectores están convocando a realizar concentraciones el 19 y 20 de diciembre a 12 años del estallido de 2001. Además, hay grupos marginales que adelantaron que tienen intenciones de realizar saqueos y protagonizar incidentes. A tal efecto, el Ejecutivo armó un comando antisaqueos que volcará custodia especial en determinadas “zonas de riesto”.
Ante este clima de tensión, la cámara que agrupa a los supermercadistas chinos adelantó que los negocios no abrirán sus puertas los días previos a los festejos de fin de año. En las últimas revueltas, los locales asiáticos fueron blanco de varios ataques. (Fuente: Infobae)
Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA