Compartilo:

El hecho fue descubierto a partir de una denuncia realizada por la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre) de Venado Tuerto, en la provincia de Santa Fe. La delegación detectó en febrero pasado que un anciano de 91 años vivía esclavizado y en condiciones infrahumanas en un campo del sur santafesino desde hace 12 años.

Cuando los efectivos de Gendarmería entraron en la vivienda se encontraron con una heladera oxidada, una mesa desvencijada con poco más que un frasco de azúcar, una botella de aceite por la mitad y una pava abollada.

Desde la puerta el hollín en las paredes no permitía distinguir qué había en la segunda habitación. El piso era de tierra y la construcción de ladrillo, sin muebles, sin baño, apenas una cama, cajones de madera y baldes que cumplían distintas funciones.

Según se desprende de la investigación que salió a la luz en las últimas horas, a quien este medio se referirá como J.A.C. para preservar su identidad, de 91 años, vivía en ese lugar, prácticamente una tapera en un campo ubicado casi sobre la ruta 8, próximo al cruce con la ruta provincial 14, a 20 kilómetros de la localidad santafesina de Venado Tuerto.

En Entre Ríos

Un caso similar se dio hace unos años en Entre Ríos. En el establecimiento La Hoyita, de la empresa Las Margaritas S.A., propiedad de Leonor Barbero Marcial viuda de Etchevehere, dos trabajadores no registrados vivían en unidades sin energía eléctrica, agua potable y baños. Son analfabetos, no tienen acceso a recibos de sueldo y prestaban servicios como peones generales por 450 pesos mensuales”, denunció el organismo público.

El personal declaró cumplir tareas bajo “las órdenes de la familia Etchevehere desde el 14 de junio de 1976”. Según la Ley 26.727 de empleo agrario estaban en edad de jubilarse. Uno de ellos, encargado de la estancia afirmó percibir una remuneración de 2.000 pesos mensuales, y su hijo de 18 años, quien dijo trabajar desde los 13, sostuvo no estar en blanco y cobrar 1.050 pesos por tareas dos días a la semana.

El caso mereció una denuncia judicial en la que quedó involucrada la familia del ministro de Agricultura de la Nación.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA