Sexo oral: la práctica con más de 10 personas puede tener sus consecuencias

El cáncer bucal es un riesgo que aumenta notablemente en quienes se entusiasman con la práctica. Los carcinomas asociados a VPH tienen en general, mejor pronóstico que los producidos por tabaco.

265

El VPH (Virus del Papiloma Humano) es un virus de trasmisión sexual, existen muchos tipos y no todos ellos causan cáncer. La forma más frecuente de transmisión del VPH a la cavidad oral es la práctica de sexo oral, pero no se pueden descartar otras causas como el contacto entre mucosas durante un beso profundo.

Un estudio publicado en la revista Cancer, de la Sociedad Americana contra esta enfermedad, descubrió que tener más de 10 parejas sexuales orales se asocia con una probabilidad 4,3 veces mayor de contraer cáncer de orofaringe relacionado con el VPH.

Para examinar cómo el comportamiento vinculado con el sexo oral puede afectar el riesgo, Virginia Drake, de la Universidad Johns Hopkins, y sus colegas pidieron a 163 personas con cáncer de orofaringe relacionado con el VPH, y 345 libres de la enfermedad, que completaran una encuesta de comportamiento.

Así se alcanzó la conclusión de que, entre los encuestados, las personas con más probabilidades de padecer cáncer de orofaringe relacionado con el VPH, eran las que durante su juventud habían tenido parejas sexuales que las superaban en edad y las que tenían parejas que mantenían relaciones sexuales extramatrimoniales. Además, concluyeron que, a mayor tiempo e intensidad de práctica de sexo oral, el riesgo aumentaba.

Sobre el cáncer de orofaringe

En la mayoría de los casos después de una infección por el VPH en la cavidad oral, el sistema inmune es capaz de eliminarlo durante el año siguiente al contagio, sin embargo, en algunas pocas personas esta infección persiste a lo largo del tiempo.

Según la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS, su sigla en inglés), es necesario que la infección se mantenga alrededor de unos 10 años para poder desarrollar un cáncer posterior. El virus es capaz de entrar a nuestras células y, con el tiempo, iniciar un crecimiento descontrolado de las mismas dando lugar a un tumor invasivo (cáncer).

Los síntomas en el caso de tumores en la cavidad oral y la orofaringe son variados y pueden incluir:

  • Aparición de lesiones ulceradas que no cicatrizan, las cuales pueden estar acompañadas o no de dolor y sangrado.
  • Inflamación en los ganglios linfáticos en el cuello.
  • Dolor de oído.
  • Alteración de la voz.
  • Trastornos deglutorios.

Una vez confirmado el diagnóstico, el tratamiento dependerá del estadio y localización de la enfermedad. Existen varias alternativas terapéuticas: cirugía resectiva, que consiste en levantar la encía y limpiar, radioterapia y quimioterapia postquirúrgica o sólo tratamiento con radio- quimioterapia.

Los carcinomas de orofaringe asociados a VPH tienen en general, mejor pronóstico que los producidos, por ejemplo, por tabaco.

Detectarlo de forma temprana, aumenta las posibilidades de concretar un tratamiento con fines curativos, mejorando el pronóstico y la expectativa de vida del paciente. (TN)

COMENTÁ LA NOTA