Compartilo:

El jueves fue el fin de una era y el inicio de una nueva etapa en el sector lácteo local. Finalmente, los tamberos socios de la cooperativa SanCor decidieron en una asamblea extraordinaria la venta de la firma que ahora pasó a manos del grupo Adecoagro.

De esta manera la compañía insignia del negocio lácteo nacional dejó de ser la cooperativa de tamberos más importante de la región y ahora es manejada por un grupo privado que desembolsó alrededor de u$s400 millones.

También es una nueva etapa porque se prevé, de ahora en más, un cambio de estructura y organización en el sector lácteo nacional. Suena con fuerza que Adecoagro busca trabajar en forma integrada con aquellos tamberos que hasta ayer eran, en parte, dueños de SanCor.

En líneas generales se imitaría la figura de producción integrada que hoy funciona con éxito en el sector avícola. La firma industrial proveería insumos y acercaría estándares de trabajo y calidad a los tamberos que le entregarían la materia prima de manera exclusiva.

Actualmente Adecoagro cuenta en la Argentina con dos tambos de alta tecnología en los que posee una capacidad de producción de 95 millones de litros de leche cruda al año. Su fuerte no está en la góndola con productos con marca y justamente es donde busca desarrollar su fuerza de ahora en más.

Fuentes del sector detallan que se pueden esperar más inversiones de la firma tendientes a sumar unidades de negocios relacionadas con el valor agregado y aprovechar la marca SanCor como un paraguas para el lanzamiento de nuevos productos, no sólo del rubro lácteo.

A la par este nuevo management buscará retomar el camino exportador que la cooperativa tuvo que abandonar por falta de rentabilidad y materia prima.

Mientras tanto, todas estas noticias de inversión y toma de poder de SanCor no movieron la aguja en la cotización de las acciones de Adeacoagro en la Bolsa de NY. Ayer su acción cerró con un retroceso del 0,19% a u$s8.

Lo cierto es que la acción de la firma viene desarrollándose en terreno negativo desde hace más de un año y por el momento los inversores no se mostraron muy entusiasmados con la compra de la láctea argentina.

Finalmente, en el camino quedó Fonterra, la gigante neozelandesa del sector lácteo que tiene además una pata en el atractivo mercado chino.

La negociación con la cooperativa estuvo abierta durante varios meses pero a último momento apareció Adecoagro para desbancarla con una mejor oferta de compra y ahora inicia este nuevo camino que tiene expectante a todo el sector lácteo local. (Ámbito.com)

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA