Compartilo:

En General Ramírez se llevó a una nueva sesión del “Concejo en los Barrios”. En esta ocasión en el templo de la Iglesia Evangélica Bautista, lugar elegido previa propuesta de la Congregación local.

Como es habitual, al comienzo de la Sesión el presidente del HCD Tito Riffel explicó a los presentes en que consiste esta herramienta de participación ciudadana establecida por Ordenanza 2325/2015.

Entre los temas aprobados, se destaca la Ordenanza que regula la Gestión de Residuos Sólidos Urbanos. A través de ella se reconoce formalmente el Programa de Separación de Residuos en Origen “Volvamos a empezar”, se establecen distintas categorías de residuos (voluminosos, peligrosos, etc.) y los criterios para la disposición final de los mismos, entre otros temas.

Este proyecto había sido enviado al trabajo en comisiones, para un debate más profundo entre los concejales. En esa instancia no se plantearon objeciones, las que fueron formuladas directamente al momento de la votación. La ordenanza resulto aprobada por unanimidad, con la excepción de algunos artículos referidos al control que garantiza el funcionamiento del programa. Estos fueron aprobados por mayoría, siendo rechazados por el bloque opositor

También se aprobó una Ordenanza que fija criterios para la plantación de especies arbóreas, establece el periodo anual de poda y regula los pedidos para la extracción o mantenimiento de árboles.

En la sesión se trató un proyecto que proponía declarar Responsables Legales Individuales por cualquier consecuencia futura dañosa al Presidente Municipal, Funcionarios y Concejales que votaron a favor de la toma de créditos del Municipio para la compra de Maquinarias 0 km y del predio para la ampliación del Área Industrial.

Ante la observación de que el proyecto involucraba a la totalidad de los concejales, ya que todos apoyaron alguna de estas iniciativas, desde el bloque del Frente para la Victoria se aclaró que el proyecto refería solamente a la toma de crédito para la compra de maquinarias, no incluyendo otros créditos que habían sido apoyados por el FJPV. Hecha la aclaración, se realizó la votación y fue rechazado por mayoría.

Finalmente, el Concejo Deliberante declaró de Interés Histórico Municipal al Templo de la Congregación Evangélica Bautista, construido entre 1920 y 1922. Entre sus fundamentos, el proyecto reconoce que “el devenir histórico de la ciudad de General Ramírez fue acompañado ininterrumpidamente por la Congregación Evangélica Bautista desde 1894 con presencia activa y que la ciudad tiene una fuerte identidad cristiana manifiesta en las diferentes congregaciones que desarrollan su actividad de fe.” Este proyecto fue apoyado por prácticamente la totalidad de los concejales, contando solamente con una abstención por parte del concejal Levars – FJPV.

Sobre la sesión

Un momento álgido de la sesión tuvo lugar ante la oposición del Bloque de Concejales del Frente Justicialista para la Victoria al desarrollo de la sesión en el templo, por considerarlo una interferencia de una religión en la discusión de los asuntos públicos que responden al interés superior de toda la comunidad.

En este sentido, “cabe realizar algunas observaciones. El programa Concejo en los Barrios constituye una herramienta participativa que apunta a acercar la tarea legislativa a los ciudadanos y que además reconoce la pluralidad de instituciones existentes en la comunidad”, indicaron desde el Ejecutivo en un texto enviado a IN.

Desde su implementación en 2016, ha visitado distintas organizaciones o espacios barriales, entre los que se incluyen recintos religiosos y no religiosos, a saber: Hogar de Ancianos Madre Teresa de Calcuta, Escuela NINA N° 57 Maestro Linares Cardozo, Esc. Nina N° 13 Blanco Encalada, Centro Parroquial de la Congregación Evangélica Alemana, Núcleo de Innovación y desarrollo de Oportunidades (NIDO – B° Malvinas Argentinas) y Centro Polideportivo Municipal. También se avanzó en la posibilidad de sesionar en el Club Deportivo Nobleza, aunque luego la posibilidad no prosperó.

Además, se aclaró que “la institución que presta sus instalaciones para una sesión de Concejo Deliberante, no interviene en la elección de los temas ni en la votación. Los proyectos tratados y votados en cualquier sesión del Concejo Deliberante son presentados exclusivamente por los miembros del Concejo o por el Departamento Ejecutivo Municipal quienes representan a la sociedad en su diversidad de posturas, intereses, creencias e ideologías”.

En el mismo sentido, “quienes aprueban o rechazan estos proyectos son las y los concejales. Las personas que asisten a la sesión como público no hacen uso de la palabra, ni participan de la votación. Aunque podrían hacerlo haciendo uso de otra herramienta de participación, como la Banca Ciudadana”, finalizó el comunicado.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA