Compartilo:

Los productores agropecuarios entrerrianos, reunidos en asamblea en Villaguay, volvieron a rechazar de manera tajante el sistema de retenciones a las exportaciones, y reclamaron “la urgente reglamentación del Artículo 52” de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, de segmentación, sobre la base de “un sistema de mínimo no imponible, en forma automática, transparente, sin crear nuevos organismos o fondos especiales”. También le exigieron al Gobierno nacional que establezca un cronograma de eliminación total de las retenciones, “como fue el compromiso del presidente Alberto Fernández”.

El más de medio millar de productores que se hizo presente en el predio de la Sociedad Rural Villaguay para debatir la realidad del sector agropecuario –agobiado por la creciente presión fiscal, entre otros problemas–, de esta manera, reiteró su histórica postura de rechazo a las retenciones. Ratificó, además, el estado de alerta y movilización, al tiempo que facultó a las entidades del campo “a realizar todas las gestiones y acciones gremiales necesarias, en pos de la defensa de los productores agropecuarios y sus familias”.

En la práctica, sin embargo, sin aceptar el esquema de retenciones, los productores entrerrianos terminan dando su acuerdo a la segmentación transitoria de las mismas, con la esperanza –¿o ingenuidad?– de que Fernández cumpla su palabra y elimine los derechos de exportación cuando termine la situación de emergencia, algo que difícilmente se concrete en el presente período constitucional.

Qué dice el Artículo 52

El Artículo 52 de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, que los productores exigen se reglamente en forma urgente, señala: “El Poder Ejecutivo Nacional deberá establecer mecanismos de segmentación y estímulo tendientes a mejorar la rentabilidad y competitividad de los pequeños productores y cooperativas cuyas actividades se encuentren alcanzadas por el eventual aumento de la alícuota de los derechos de exportación y establecerá criterios que estimulen la competitividad de la producción federal en función de las distancias entre los centros de producción y los de efectiva comercialización. Las modificaciones de las alícuotas en el marco de las facultades acordadas en el presente artículo deberán ser informadas por el Poder Ejecutivo Nacional ante una comisión integrada por miembros del Poder Legislativo, del Consejo Federal Agropecuario y representantes de las entidades y organizaciones representativas del sector agropecuario para que se expidan al respecto. Las alícuotas que sean aumentadas en el marco de las facultades acordadas en el marco del presente artículo no serán aplicadas a los distritos que sean declarados en emergencia agropecuaria de conformidad con la Ley 26.509 Sistema Nacional para la Prevención y Mitigación de emergencias y desastres agropecuarios”.

Declaración pública

En el marco de la asamblea realizada en Villaguay, la Mesa de enlace de Entre Ríos, emitió una declaración pública con las siguientes definiciones:

Manifestamos nuestro compromiso con el trabajo, con nuestra vocación productiva, transformadora de la realidad, generando riqueza genuina, base de todo desarrollo económico que permite lograr sociedades prosperas y sin desequilibrios.

Rechazamos el aumento de la presión fiscal, tanto en los derechos de exportación, como lo establecido por la ley de solidaridad social, y también por la caída del consenso fiscal en nuestra provincia.

Esta nueva transferencia de recursos del sector productivo, hacia el estado, solo traerá más productores expulsados, representado un claro retroceso social, económico e incluso ambiental.

No vemos hasta el presente que semejante sacrificio solicitado al sector, sea acompañado por los poderes del estado, ni en el ejecutivo, legislativo o judicial vemos proyectos reales que permitan terminar con privilegios o gastos superfluos, sino solo maquillajes o vagas promesas.

Rechazamos todos los intentos de algunos sectores de la política o de la sociedad de imponer un relato sobre que el sector tiene rentas extraordinarias o no es solidario, lo que no solo lleva a posturas muy alejadas de la realidad, sino que estimula el enfrentamiento entre los argentinos.

Como provincia diversificada en su producción planteamos la grave situación de todos los sectores: ganadería, tambo, arroz, citricultura, etc. en donde debe haber reglas claras de parte de los gobiernos nacional y provincial.

Que además del enorme peso que se soporta por la desmedida presión fiscal, se debe resolver el impacto negativo de las tasas interés en los productores endeudados.

El hambre en nuestro país no la generaron los sectores productivos, sino que es responsabilidad de quienes han administrado los millones de dólares que el sector ha transferido en retenciones por ejemplo, en más de 180 mil millones en los últimos 17 años, y nunca explicaron en que se gastaron.

Solicitamos la urgente reglamentación del Artículo 52 de la Ley de Solidaridad Social de segmentación, sobre la base de un sistema de mínimo no imponible, en forma automática, transparente, sin crear nuevos organismos o fondos especiales, que debe se transitoria, hasta tanto el gobierno nacional establezca el cronograma de eliminación total de las retenciones, como fue el compromiso del presidente Alberto Fernández.

Por último mantenemos nuestro estado de alerta y movilización, facultado a nuestras entidades a realizar todas las gestiones y acciones gremiales necesarias, en pos de la defensa de los productores agropecuarios y sus familias.

“Repartir es fácil”

El presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes, señaló en Villaguay que “nos espera un año largo, de lucha. El campo ha puesto siempre, con y sin crisis, y no tenemos ninguna señal para el productor, que también está endeudado y sin posibilidad de trabajar”.

“No aguantamos más impuestos”, remarcó, y subrayó que “hay mucha tensión en el campo. Y esa tensa calma es el principio de las cosas y el común denominador de estos días y en cada Rural que recorremos”, agregó.

“Todos saben cómo repartirla pero el desafío es generar los recursos para los que están en situación de vulnerabilidad, pero también para los que trabajan, los que producen y los que todos los días invierten su tiempo, su formación, y su vida en hacer crecer el país. La política tiene que pensar nuevas fórmulas porque si todos siempre sacan del mismo bolsillo, todos vamos a poder un poco menos cada día”, concluyó Chemes.

Fuente: Dos Florines

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA