Compartilo:

El Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) es por estas horas escenario de intensas deliberaciones. Medios porteños han dado cuenta de la queja planteada por los rectores de las universidades públicas de todo el país que han advertido sobre la inminente paralización del sistema ante las medidas de ajuste del gobierno nacional.

En el caso de la UNER, a la fecha se ha ejecutado el 75 por ciento del presupuesto asignado y, sin respuestas de Nación, habrá recursos hasta septiembre, según reconoció su rector, Andrés Sabella, en una entrevista con la emisora de la institución de educación superior (100.3).

“El sistema universitario público está siendo fuertemente castigado. Quienes tenemos la obligación de gestionar las universidades públicas hemos estado reunidos en las últimas semanas”, dijo el exdecano de Ciencias Económicas. “El nivel de preocupación es muy alto, el nivel de incertidumbre era insospechado hace unos meses atrás”, reconoció.

Cuestionó “un doble mensaje” de Nación que plantearía medidas que se contradicen con los Decretos 632 y 641 que “disponen medidas que tienen que ver con el acuerdo financiero con el FMI y que suponen la reducción del gasto público en alrededor de 25 mil millones de pesos. En estas normas, “aparece claramente la intención de ajustar en educación y particularmente la universitaria”.

Mencionó que hay ítems restrictivos respecto de nuevas contrataciones de personal así como también la renovación de situaciones laborales. “Esto, en el caso de las universidades nacionales, supone nuevamente un ataque a la autonomía y la autarquía universitaria”, afirmó.

Presupuesto e inflación

Sabella dio precisiones de la situación planteada en la UNER. “¿De dónde partimos? Partimos de un presupuesto universitario que se incrementa en un valor nominal en un 17 por ciento para las universidades nacionales. Es decir que tenemos un presupuesto un 10 por ciento por debajo de la inflación a lo que hay que agregarle el atraso en el envío de partidas”, remarcó el Rector.

Detalló que “aparecen dificultades para pagar los gastos de funcionamiento que se giran con 5 meses de atraso” pero además, concretamente, “ahora se complica el pago de salarios”.

Se dificulta todo aún más con “las tarifas y el incremento en un promedio de un 50 por ciento”. “La UNER, en cuatro conceptos, luz, gas, servicio de vigilancia y limpieza ha tenido un incremento de gastos del 66 por ciento y lo tengo que cubrir con el 17 por ciento que recibí de incremento del presupuesto. Claramente esto es inviable”, advirtió.

“Transcurrió la mitad del año y llevamos ejecutado el 75 por ciento del presupuesto. Si el gobierno no da respuestas a los planteos que se han expresado en el CIN, llegado septiembre hay un serio riesgo de no tener presupuesto para abrir las casas de estudio”, concluyó. (Página Política)

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA