Por un foco de Peste Porcina Africana, Argentina frenó la compra de carne de cerdo a Alemania

Así lo anunció el Senasa a través de un comunicado, desde donde también analizan las medidas que se podrían tomar en relación al resto del continente europeo. Argentina y toda América están libres de la enfermedad.

149

Mediante un comunicado, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) anunció que la Argentina cerró la compra de carne de cerdo y subproductos a Alemania, como consecuencia de un foco de Peste Porcina Africana (PPA). Además, las autoridades sanitarias locales analizan las medidas que se podrían tomar en relación al resto del continente europeo, con el objeto de garantizar los protocolos sanitarios.

De acuerdo a lo que pudo saber Infobaepara la Argentina el mercado de Alemania “es relativamente chico”, donde las principales compras son chacinados y también vísceras, con destino al sector farmacéutico.

Según el reporte del Senasa, el caso en Alemania se detectó por una muestra de un cadáver de jabalí en descomposición encontrado muerto en un bosque cercano a Polonia, país donde la enfermedad está presente. “Las muestras fueron analizadas en el laboratorio nacional de Alemania Instituto Friedrich-Loeffler, por la técnica de PCR, que permite identificar el material del virus de la PPA, y que es de utilización aún en el caso de cadáveres en descomposición”, señalaron desde el organismo sanitario de la Argentina.

A partir de este caso en Alemania, se realiza por estas horas un estudio desde nuestro país sobre la situación en el resto de los países del continente europeo. Se aguarda que las autoridades europeas informen a la Argentina sobre las medidas de mitigación de riesgo establecidas, y el refuerzo y adecuación de las acciones de vigilancia, en concordancia con las recomendaciones internacionales de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

Hay que recordar que esta semana las autoridades sanitarias de Alemania notificaron a la OIE la primera ocurrencia de peste porcina africana (PPA) en su territorio. Los especialistas del Senasa, al respecto, dijeron: “La peste porcina africana se difundió por los continentes asiático y europeo durante los últimos años. Argentina y toda América es libre de la enfermedad. Esta tiene una alta mortandad en la especie porcina, no existen vacunas y afecta tanto a los cerdos domésticos como salvajes y no se transmite a los humanos”.

Los especialistas del organismo sanitario de nuestro país, explicaron que la transmisión a otros cerdos es por contacto directo entre los animales, material reproductivo pero también por garrapatas, personas, y elementos de uso en los animales (fómites). Por otro lado, hay una atención especial en los alimentos contaminados, ya que el virus tiene una alta supervivencia en productos frescos, algunas salazones y curados.

Impacto de la Peste Porcina Africana

El avance de la Peste Porcina Africana continúa siendo el principal foco de preocupación en el mercado global de proteína animal. La misma provocó una importante reducción del stock de cerdos en China, principal productor mundial y el país donde mayor impacto tuvo el virus, que derivó en una búsqueda de sustituir su alto consumo con otras carnes.

En el último informe del departamento de investigación de Rabobank, proyectó que la pérdida de cabezas porcinas continúa durante la primera mitad del año aunque a partir de allí iniciaría una lenta recuperación de stocks. Se espera que a finales de 2020, el gigante asiático cuente con un 8% más de cabezas de cerdo respecto del inicio del año. Las pequeñas granjas chinas intentan reponer stocks mientras que las grandes unidades productivas han iniciado una agresiva política de retención de hembras con el objetivo de incrementar la producción tan rápido como sea posible.

Además, gracias a las facilidades que ofrece actualmente el estado Chino en materia de financiamiento y la simplificación de permisos para la inversión, los grandes productores se lanzan a construir nuevas instalaciones para la cría porcina así como también absorben granjas de menor tamaño. Sin embargo, la masiva retención de hembras resultará en una mayor caída de la faena en los próximos meses.

COMENTÁ LA NOTA