Piden 10 años a los acusados de matar a un joven a patadas en Diamante

325

La querella pidió la condena de Juan Rivero y Jonathan Bejarano a diez años de prisión como coautores del delito de homicidio simple por el crimen de Miguel Ángel Albornoz, que falleció tras ser golpeado en un baile.e_1423739511

Guillermo Vartorelli, querellante particular de la familia de Miguel Ángel Albornoz, fallecido en un baile que se realizó en el Club Italiano de Diamante el 16 de enero de 2011, pidió ayer que se condene a Juan Rivero y Jonathan Bejarano a 10 años de prisión por considerarlos coautores del delito de homicidio simple en perjuicio de la víctima, muerta como consecuencia de una patada que recibió en la cabeza tras ser agredido por los imputados.

Por su parte, el fiscal de Cámara Rafael Cotorruelo pidió que se condene a Bejarano a 9 años de prisión por el delito de homicidio simple, porque sostuvo que fue quien le propinó la patada a Albornoz cuando estaba inerme en el suelo tras recibir dos golpes de puño de parte de Rivero, que lo atacó cuando la víctima estaba de espaldas. El fiscal entendió que el hecho homicida fue la patada, y en esa acción, Bejarano actuó solo. En este sentido fundamentó que aquel lo vio inerme, indefenso a Albornoz y lo golpeó. Si bien entendió que no se configuró el elemento subjetivo que requiere la figura, que es el dolo directo, Cotorruelo sostuvo que Bejarano actuó con dolo eventual, puesto que debió figurarse que propinar una patada en la cabeza a una persona indefensa podía causarle la muerte. En tanto que no acusó a Rivero porque entendió que no estaba probado el supuesto acuerdo para agredir a Albornoz. Sí afirmó que Rivero agredió a Albornoz por lo que habría incurrido en el delito de lesiones leves, pero tampoco lo acusó por este delito ya que prescribió a los dos años del hecho.

En tanto que la defensa de Rivero, a cargo de Marciano Martínez y Victoria Cargnel, pidió la absolución porque sostuvo que no lo golpeó sino que se defendió con un ademán intentando defenderse de una supuesta agresión de parte de Albornoz, que alcoholizado lo habría insultado y por su estado se desplomó sobre el piso.

Emiliana Cozzi y Juan Carlín, defensores oficiales que asumieron la representación de Bejarano, pidieron la absolución lisa y llana de su defendido. En segundo lugar, si el Tribunal no aceptaba la absolución, pidieron la recalificación del hecho de homicidio simple a homicidio preterintencional. En tercer lugar, solicitaron que se declare prescripta la causa y se lo absuelva, subsidiariamente requirieron que se le conceda la suspensión del juicio a prueba y se lo condene a 1 año de prisión condicional más la multa que el Tribunal entienda corresponde aplicar. De no ser receptados ninguno de los pedidos, hicieron reserva de acudir en Casación y del recurso Federal ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

El Tribunal de la Sala I en la Cámara del Crimen –integrado por José María Chemez, Miguel Ángel Giorgio y Elvio Garzón–, dará a conocer el adelanto de la sentencia el miércoles 18, a las 12. (Elonce)

COMENTÁ LA NOTA