Con el objetivo de despapelizar el Estado, agilizar trámites y reducir costos, son cada vez más las reparticiones nacionales, provinciales y municipales que dirigen a los ciudadanos a sus canales digitales.

Esto sucede tanto para realizar trámites, solicitar beneficios y hasta para imprimir u obtener el código de las facturas para pagar impuestos o servicios.

En plena pandemia y en un principio con aislamiento obligatorio con nula atención en las oficinas públicas la digilización creció aún más. Si bien facilitó muchas gestiones, por otro lado también agrandó la brecha entre aquellos que no tienen acceso a internet y si lo tuviesen, en muchos casos no conocen cómo acceder a lo que se les solicita.

En los últimos días, especialmente en pequeñas ciudades y localidades rurales muchos vecinos plantearon sus quejan ante los vencimientos de los impuestos inmobiliario urbano, rural y antes, el automotor de la Administradora Tributaria de Entre Ríos –ATER-.

Si bien en algunos casos reconocen las alternativas de pago “hay personas mayores que necesitan ver y tocar la factura, o tener una persona que se la entregue en mano. No podemos cambiar todo de un día para el otro o que con la excusa del coronavirus cierren todas las oficinas de rentas“, planteó un vecino de la localidad de Isletas, departamento Diamante.

Además, otros se quejaron por “avisar sobre la fecha” cuando son los vencimientos. “No puede ser que que el pago anual solo se pueda hacer de un miércoles al viernes, como si todos podríamos salir a pagarlo”, indicó un productor de Costa Grande. (IN)

Comienzan a vencer los impuestos Inmobiliario Urbano y Rural

COMENTÁ LA NOTA