Compartilo:

  Mediante la presentación de un proyecto de ley se pretende regular y autorizar la subasta pública de vehículos y motovehículos secuestrados en el marco de procedimientos  contravencionales del Estado provincial y los municipios, originados en el ejercicio del poder de policía de tránsito y transporte.

vehiculos

La iniciativa de ley, presentado por el diputado Jorge Monge (UCR-Diamante), a diferencia del proyecto con media sanción del Senado, esta  regula también la posibilidad de subasta de vehículos y motovehículos secuestrados por la provincia en ejercicio del poder de policía en materia de transporte y tránsito, contemplando la posibilidad de que  los gobiernos locales – municipios y comunas –  adhieran  a esta ley y  judicializando las actuaciones para la subasta a través de los Juzgados de Paz a los fines de salvaguardar los derechos de los eventuales  contraventores.

El legislador en los fundamentos manifestó  que “en la actualidad hay toda clase  de vehículos y particularmente motovehículos retenidos por infracciones que permanecen en depósito largo tiempo sin que nadie se presente  a retirarlos, creando serios problemas a las entidades estatales actuantes en lo que hace a espacios físicos y conservación adecuada de los bienes secuestrados”.

La norma propuesta, que consta de 12 artículos reglamentarios y uno de forma, prevé los procedimientos a seguir para llevar adelante las subastas, requiriendo a la Policía de Entre Ríos y a los Registros pertinentes, informes sobre la situación de los vehículos o motovehículos  secuestrados a los efectos de conocer si pesan sobre ellos otras medidas de seguridad o causales de indisponibilidad y autoriza a iniciar los trámites para el remate pasados seis meses sin el que el titular o quienes se consideren con derechos sobre el bien secuestrado,  hayan procedido a reclamar su restitución, mientras que el plazo del depósito se extiende a un año  cuando no hubiera sido posible individualizar  a los propietarios.  En todos los casos, previo al remate se dispone la obligatoriedad de la publicación de edictos.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA