Compartilo:

El presidente de la Nación, Mauricio Macri realizó un balance de su gestión en su último discurso ante la Asamblea Legislativa antes de la renovación de autoridades. Si bien reconoció los problemas económicos, hizo hincapié en que el país “está mejor parado que en 2015“, porque “salió del pantano“.

El año pasado nos puso a prueba en muchos sentidos. Cuando estábamos asomando la cabeza, cambiaron las condiciones. Todavía estábamos frágiles. Y parte de las transformaciones que estamos haciendo tienen que ver con eso, con no estar tan vulnerables. Juntos estamos construyendo los cimientos más profundos”, aseguró.

Algunos me van a recordar que el año pasado dije ‘que lo peor ya pasó’ y tienen razón. Pero también les quiero decir que lo que estamos logrando los argentinos es enorme. Estamos haciendo crujir estructuras viejas y oxidadas que seguían beneficiando a los de siempre“, agregó. Esta frase despertó el primer aplauso generalizado de la tropa de Cambiemos que siguió el discurso en la Cámara de Diputados.

El jefe de Estado hizo una fuerte defensa de las modificaciones legislativas impulsadas por su Gobierno que permitieron avanzar en las causas de corrupción. “Se está acabando la impunidad y en este sentido también estamos mejor que en 2015”, subrayó.

Fue uno de los primeros momentos de tensión. La alusión a las causas que tienen como imputados a ex funcionarios del kirchnerismo generó cruces en el recinto entre el oficialismo y la oposición.

Uno de los dirigentes opositores que obligó al mandatario a frenar su discurso en al menos dos oportunidades fue Agustín Rossi. El jefe de los diputados kirchneristas cuestionó algunas afirmaciones del Presidente, quien contestó: “Los insultos hablan más de ustedes que de mí, señores“. Cristina Kirchner  no escuchó al Presidente en el recinto: viajó ayer a Río Gallegos, informaron sus allegados.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA