Compartilo:

El domingo, durante el acto de graduación de los estudiantes de Medicina de la Universidad Adventista del Plata, se produjo un hecho sorprendente, inédito y emocionante.

En el Auditorio Mayor, frente a graduados, familias, y autoridades de de la Iglesia Adventista, una estudiante brasileña que recibía su título, fue sorprendida por su novio con un público y sorprendente pedido de matrimonio.

Según publica Paralelo 32, la protagonista de esta historia es Mariana, una chica nacida en San Pablo, y radicada junto a su familia en Porto Alegre (Brasil).

En Libertador San Martín, Mariana cursó la carrera de medicina y fue quien tuvo a su cargo la lectura del discurso de gratitud en el marco del acto de entrega de títulos.

Una vez que terminó con la presentación, el Mag. Horacio Rizzo, rector de la UAP se acercó para preguntarle quienes la estaban acompañando, a lo que la graduada indicó que “vino toda mi familia; mi padre, mi madre, mi hermana, mi hermano, mi cuñado y mi novio”. Seguidamente la pregunta fue si su novio era argentino, a lo que contestó que “no, no es de aquí, es brasilero”.

Así fue que Rizzo invitó a Gustavo, a subir al escenario para que todos los presentes conocieran al novio de esta nueva profesional. Al subir al estrado, quien mediaba de presentador del momento le realizó algunas preguntas al enamorado, que permitieron una rápida presentación ante el público para seguidamente indicar que “acredito que Gustavo tiene algo para decirte a vos”.

Acto seguido el novio expresó por micrófono que “yo no hablo español, entonces voy a hablar en portugués”, y mirándola a los ojos le dijo que “llevamos mucho tiempo juntos; y sé que este es un lugar especial para ti, sé que estás con personas que son especiales para ti, y que este es el fin de una etapa que da comienzo a una nueva etapa. Y sabiendo que eso es especial para ti, quiero que este sea un momento especial para ambos…”, y fue el momento en que sacando del bolsillo interno de su abrigo de jean, una pequeña caja, se arrodilló frente a su amada declarándole su amor incondicional al pedirle casamiento. La respuesta recibida fue un “si, acepto casarme contigo”.

La respuesta fue celebrada con un cerrado aplauso por parte de todos los presentes.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA