Lagomarsino denunció que Nisman se quedaba con la mitad de su sueldo

287

El técnico informático presentó un escrito en el marco de la causa. Además, dio detalles sobre la cuenta que compartía en Estados Unidos con el fiscal fallecido.0012142479

El abogado defensor del técnico informático Diego Lagomarsino, Maximiliano Rusconi, presentó ayer en la fiscalía de Viviana Fein un escrito en el que sostuvo que su cliente le daba la mitad del sueldo al fallecido fiscal Alberto Nisman y confirmó que compartían una cuenta bancaria en los Estados Unidos.

“Es información que complementa información que había presentado la querella y que no hace al objeto procesal”, manifestó a los periodistas el letrado Rusconi al salir de la sede judicial.

De los 41.000 pesos que la Unidad Fiscal AMIA le pagaba como remuneración por sus servicios, Lagomarsino separaba después de cada cobro la mitad y le daba ese dinero en efectivo a Nisman, quien lo había contratado.

Según la información consignada por la defensa, Lagomarsino tenía también una cuenta en el banco Merrill Lynch de Estados Unidos, cuya titularidad era compartida por la madre de Nisman, Sara Garfunkel, y la hermana, Sandra Nisman. El fiscal no era dueño pero figuraba como apoderado del activo. Sin embargo, defensa y querella admitieron que era el propio funcionario judicialel que manejaba el dinero.

El técnico aclaró en la presentación además que su jefe fue quien le pidió que sea titular de la misteriosa cuenta. Esto ocurrió durante la primera mitad del año pasado. Y detalló que había hecho tres transferencias de 2500 dólares, para pagar expensas de un terreno de Nisman. Todo habría sido a pedido del funcionario que estaba encargado de la investigación de la AMIA.

Maximiliano Rusconi explicó que con el aporte de esos datos pretende “que quede claro que Lagomarsino no oculta ninguna información” y recordó que se refiere a asuntos que “no se le había preguntado” cuando prestó declaración ante la fiscal Viviana Fein. “Creo que (si no la aportamos) podría ser mal utilizada o mal interpretada”, acotó.

De esta manera, Lagomarsino y su abogado volvieron a la carga luego de que la ex mujer del fiscal y parte querellante de la causa, Sandra Arroyo Salgado, informara a Fein la existencia de dicha cuenta en el exterior. En un primer momento, el dato ponía bajo un mayor manto de sospechas al técnico, ya que abonaría la hipótesis del móvil “económico” detrás de la muerte del titular de la UFI-AMIA.

La semana pasada, Arroyo Salgado había declarado que Sandra Nisman, su ex cuñada, le había contado, en la casa de Sara Garfunkel, la existencia de la cuenta. La jueza no sabía nada al respecto antes de dicha reunión. De acuerdo a su relato, las mujeres le dijeron que para poder usar la cuenta necesitaban de un usuario y una clave que no tenían, pero que sí poseía Lagomarsino.

Esta cuenta, según la querella, era familiar y habría estado originalmente a nombre de la madre de Sara Garfunkel, “Clara o Keila Kessler”, según consta en la declaración. El destino de los fondos, de acuerdo a esta versión, correspondía a las hijas de Nisman.

Ayer, la información de que Nisman se quedaba con el 50% del sueldo de Lagomarsino se filtró a la prensa y causó revuelo. El jefe de Gabinete de la Nación, Aníbal Fernández, calificó ayer a Nisman como “un sinvergüenza” y un “turro”, al afirmar que usaba los fondos que el Estado le daba para investigar la causa AMIA “para salir con minas y pagar ñoquis”. En paralelo, habían circulado unas fotos por las redes sociales en las que aparecía el fiscal en una fiesta con un grupo de mujeres. Por esa difusión, la jueza Palmaghini denunció penalmente a la división Apoyo Tecnológico de la Policía Federal y dictó un allanamiento en la sede de la fuerza. (Infobae)

COMENTÁ LA NOTA