Compartilo:

Miguel Balla de 17 años, además de estudiar y trabajar junto a su padre, le dedica un tiempo a lo que le gusta desde pequeño:  ser payador.  El sábado fue entrevistado en el programa radial Uno por Semana de FM Eco 100.3.

Foto0025

 En una extensa entrevista el joven payador de General Ramírez, habló de distintos temas de este oficio, también de la vida y las costumbres gauchescas.  Miguel Balla, contó que desde muy pequeño le gustaba ser payador, por lo que se encerraba en una pieza para ensayar algún recitado. Luego comenzó a tomar clases de guitarra, aunque reconoció que terminó aprendiendo a tocar este instrumento por su propia cuenta, después de pasar por momentos donde “casi  vendo la guitarra”, ya que le costaba aprender. Por lo que la voluntad y el apoyo de su familia y amigos fue fundamental.

  Por otro lado, recalcó la importancia de no olvidar las costumbres de “nuestros antepasados” y reconoció que no es lo mismo ser gaucho que disfrazarse de gaucho. En este sentido recalcó que es fundamental el respecto hacia las personas que aún conservan las tradiciones y no dudó en afirmar que cuando tiene un ‘tiempito’ se escapa para el campo, ya que le gusta realizar tareas rurales.

Miguel Balla además de estudiar, trabaja junto a su padre como repartidor de un supermercado y al ser consultado sobre su futuro, sostuvo que está viendo si sigue una carrera el año próximo o trabaja. En caso de estudiar, seguirá veterinaria.

Al ser consultado sobre su opinión respecto al “voto joven” fue contundente: “Ya que podemos votar, también me gustaría que podamos ir a la cárcel en caso de cometer algún delito, porque me gustan los derechos, pero también las obligaciones”. Remarcó el joven ramirense, al tiempo que dudó sentirse capacitado a su edad, para elegir a sus representantes.

Si bien todo comenzó como un juego en los momentos libres, Balla sostuvo que la guitarra hace cuenta que “forma parte de mi cuerpo” y adelantó que de tener alguna oportunidad se presentaría en algún escenario de la zona.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA