Isletas: la Escuela Privada N° 143 cumple su 45° aniversario y lo festeja el domingo

349

Este lunes 1° de junio, la Escuela Privada N° 143, 25 de Mayo, cumple sus 45 años de vida institucional y lo festejará el domingo 7 con un almuerzo y baile. En esta nota, una breve reseña histórica. 1465-ISLETAS.Esc.143

Este lunes 1, la Escuela Privada N° 143, 25 de Mayo de Isletas, cumple 45 años y los festeja el domingo 7 con un almuerzo y baile en las instalaciones de la institución.

El evento comenzará a las 12.30 y el menú consistirá en choricitos, pollo, carne con cuero, ensaladas varias y postre empanadas. El valor de las tarjetas para mayores es de $150 y menores $60. No incluye bebidas y se solicita llevar cubiertos completos.

En lo referente a números artísticos, actuarán María Barreto y Mario Mancini, luego gran  baile familiar con Revelación Alemana.

En caso de lluvia el festejo se realizará el 14 de junio. Por reservas de tarjetas, comunicarse con cualquier integrante de la cooperadora escolar.

Reseña histórica

En febrero de 1970, un grupo de vecinos de la Capilla “San Lorenzo”, formó una comisión cuya finalidad era gestionar ante la Municipalidad de Gral. Ramírez, la creación de una escuela en la zona, para cubrir las necesidades de los niños que concurrían caminando a las escuelas Nº 14 y 27, distantes entre 6 y 7 km.

Luego en marzo de ese año el intendente de esa ciudad, Eloy elseser, tramitó ante la Dirección de Enseñanza Privada el traslado de una escuela de Distrito Chilcas, que no funcionaba por falta de alumnos, a Isletas, por lo que en mayo, los vecinos Horacio Giménez y Cupertino Aguilar, en representación de la comisión, ofrecieron el cargo de maestra a la Srta. Diana Rosa Sosa, quien aceptó.

El 27 de mayo se resolvió mediante resolución Nº 300, autorizar el traslado de la Escuela Privada  Nº 143 “25 de mayo” de Chilcas departamento Victoria a Distrito Isletas departamento Diamante. Finalmente el 1 º de junio de 1970,  comenzó a funcionar la escuela en la sacristía de la Capilla “San Lorenzo” y un año y medio más tarde se trasladó al edificio propio, construido con el esfuerzo de toda la comunidad, en el terreno donado por Eduardo Dalínger y Juan Erhardt.

COMENTÁ LA NOTA