Compartilo:

 Las primeras reacciones en Nueva York marcan pesimismo con la presentación argentina. Vaticinan un fallo adverso y contundente. Recomiendan vender bonos locales.

Ministro de Economía, Hernán Lorenzino

La presentación que realizó la Argentina a última hora del viernes dejó a los especialistas un sabor amargo. Se sabía, el país no iba a presentar una oferta mejor e incluso resultó ser algo más amigable que los trascendidos anteriormente (porque se adhieren los cupones PBI). De todas formas, la visión de los grandes bancos y los bufetes de abogados en Nueva York es más que clara: el fallo será condenatorio con la Argentina.

Estiman que hay muy pocas chances de que los tres jueces de la Corte de Apelaciones tomen como válida esta oferta a los holdouts. “La Argentina ha vuelto a dejar en claro que no va a tener un mejor trato con los demandantes que con aquellos que habían ingresado al canje, sin importar cuál sea la consecuencia judicial. Además, muchos de los puntos que hace el país en su respuesta a la Corte, en nuestro punto de vista, ya han sido rechazados por los fallos anteriores”, explicó el estudio de abogados Shearman & Sterling, en Nueva York.

“Pensamos que es muy dudoso que la Corte declare que la oferta realizada por el país a los holdouts es un recurso adecuado para el incumplimiento de la cláusula pari passu. Además, la Corte ya ha dejado muy claro que no va a forzar a los demandantes a aceptar una reestructuración, como quedó en claro en el fallo del 26 de octubre”, añaden los abogados.

Desde JPMorgan, uno de los bancos más respetados de Wall Street, también creen que la saga argentina terminará con un fallo desfavorable. Aquí, el economista argentino Vladimir Werning dice que la presidente Cristina Kirchner “ha sido fiel a su promesa de que no se pagaría un centavo más a los holdouts que lo que se pagó a los tenedores de bonos reestructurados. A partir de esta confirmación, creemos que los mercados van a ver la situación negativa” y mantienen la recomendación de underweight (vender) para los bonos argentinos.

“Advertimos que la presentación de Argentina ha dado al jurado de Nueva York muy poca y limitada nueva información para trabajar. No anticipamos que los jueces vayan a apoyar el ‘cram down’ solicitado por Argentina. Anticipamos que la Corte dictaminará en contra de la Argentina”, señala Werning.

Desde Credit Suisse también vaticinaron un mal resultado para la presentación del viernes pasado. “Tendemos a pensar que la Corte de Apelaciones no estará satisfecha con la propuesta argentina, lo que podría llevar a la República a un paso del default técnico”.

“Pensamos que al menos dos de los tres jueces de la Corte de Apelaciones estaban buscando que el Gobierno tome más responsabilidades por las deudas impagas desde el default. Recordemos que un juez dijo que propósito del tribunal era hacer cumplir los contratos, no volver a escribirlos”, afirma Credit Suisse.

Como consecuencia de esto, Credit Suisse mantiene su recomendación de permanecer al margen de los bonos con ley extranjera de la Argentina y tener sólo la exposición a los bonos de corta duración con leyes locales (como el Bonar 13).

“El Gobierno decidió seguir más o menos con lo mismo que ofreció a los que participaron en el canje de deuda de 2010. La nueva oferta tiene, a nuestro juicio, pocas posibilidades de hacer una diferencia en la futura decisión de la corte de apelaciones”, agrega Bulltick Capital Markets, un banco de inversión de Miami.

Todo parece definirse en poco tiempo. La clave para el Gobierno, ya con la pelea mano a mano perdida, es si le permitirán (a pesar de tener un fallo en contra) seguir pagando la deuda. Esto es, si el agente de pagos (el Bank of New York Mellon) también cae en la sentencia o logra esquivarla. Eso marcará la diferencia entre ingresar o no en otro nuevo default.

Fuente: Infobae.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA