Compartilo:

El director de Clínica Ramírez SRL, Dr. Rafael Furlán habló de la difícil situación que atraviesa la institución, pero aclaró que no cerrará sus puertas. Fue luego de algunas versiones que circularon en esa ciudad del departamento Diamante, que daban cuenta de una posible quiebra de la clínica ramirense.

Clínica Ramírez SRL

Por momentos visiblemente emocionado, en declaraciones al canal de cable local, el recocido médico sostuvo que «estamos complicados como cualquier Pyme –pequeña y mediana empresa- pero eso no significa que vamos a cerrar las puertas. Vivimos en un contexto muy difícil, a tal punto que a veces no sabemos cómo seguir adelante, donde se ven beneficiados los grandes empresarios y el sector financiero y el resto estamos atravesando una situación compleja», dijo.

Entre lágrimas el profesional reconoció: «Seguimos en pie porque los empleados están poniendo el hombro. Gracias a que trabajan sin recibir lo que corresponde, el esfuerzo nuestro y el acompañamiento de la gente, todo eso junto hará que podamos seguir», contó.

Al ser consultado sobre posible despidos, fue claro: «Me gustaría que nadie se quede sin trabajo. Quiero hacerlos participes -por los empleados- del manejo económico para que vean qué ingresa y qué egresa para apoyarnos entre todos. De mi parte hasta último momento trataré de sostener esto«, aseguró a Canal 6 RCV. 

Actualmente Clínica Ramírez cuenta con alrededor de 30 empleados y recibe pacientes no sólo de la ciudad sino de localidades vecinas. «Acá hay muchas personas que comen de esto, detrás de cada empleado hay una familia. Además hay médicos y proveedores que indirectamente viven gracias a la institución», destacó.

Sobre la situación actual del la clínica graficó: «Estamos pagando el sueldo del 1 al 10, salvo una vez que lo desdoblamos, pero hay más gastos que cubrir. A nosotros no nos interesan tanto los impuestos del gobierno, hoy estamos pensando en los empleados, pero también les pedimos a los sindicatos que sean un poco más contemplativos, cuando la situación está difícil hay que cuidar los puestos de trabajo y no presionar cada vez más. Los que sufren las consecuencias no son los sindicalistas sino los trabajadores«, señaló.

De todas formas, Furlán expresó que todo el sector de la salud está atravesando un momento complicado porque «a diferencia de un comercio de cualquier rubro, nosotros no somos formadores de precio. Las que nos ponen el precio por los servicios que brindamos son las obras sociales y podemos tomarlo o dejarlo, pero no tenemos otra opción que aceptarlo», dijo y ejemplificó: «si la obra social nos paga 5.000 pesos para una intervención quirúrgica y nosotros al hacer números nos sale que gastamos 6.500, esa pérdida corre por cuenta nuestra. Además a quienes no tenemos terapia intensiva se nos paga menos por los mismos servicios, lo cual es una diferenciación que por ahí no se entiende», comentó.

Críticas a la clase política

Al ser consultado por la periodista Silvia Schumaher sobre si realizó gestiones ante organismos gubernamentales, el médico sostuvo que dialogó con el ministro del Interior Rogelio Frigerio; le entregó una nota al gobernador Gustavo Bordet, habló con la ministra de Gobierno Rosario Romero, con las autoridades del municipio, el senador Omar Schild y el ex candidato a intendente Daniel Krämer. Sin embargo, «hasta hoy ninguno dio una respuesta«, afirmó.

Sin reparos, Furlán aseveró: «Antes de las elecciones estuvieron todos, pero ahora desaparecieron. Son todos iguales, por eso ya no me interesa, porque se llenan los bolsillos por igual. En mi caso no podría ser político porque no me saldría prometerle a la gente hoy lo que mañana no puedo hacer». (IN)

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA