Compartilo:

El programa JCI Diez jóvenes destacados del mundo (JCI TOYP) rinde homenaje a diez jóvenes destacados menores de 40 años. Estas personas ejemplifican el espíritu de la Misión de la JCI y brindan un servicio extraordinario a sus comunidades. Ya sea a través del servicio, la innovación, la determinación o el pensamiento revolucionario, estos jóvenes ciudadanos activos crean impactos positivos a nivel local y global. Estos diez jóvenes ciudadanos activos serán honrados durante el Congreso Mundial de la JCI 2019, que se realizará del 4 al 8 de noviembre de este año en Tallinn, Estonia.

La reducción de los veinte mejores finalistas de la JCI TOYP 2019 a los diez ganadores finales se hará no solo por el panel de jueces final, compuesto por representantes de organizaciones asociadas selectas y el Presidente de la JCI, sino también por el voto del público.

Entre esos 20 finalistas, se encuentra la joven argentina Valentina Avetta, estudiante de Bioingeniería en la Facultad de Ingeniería de la UNER en Oro Verde y que, como paciente insulinodependiente, inventó un sensor para monitorear la cadena de frío de la insulina.

En la página web de JCI TOYP 2019, se pueden ver las biografías y los logros de los 20 finalistas haciendo clic en su foto. El voto público en línea calculará la cantidad de Me gusta que recibe cada individuo.

Con tu voto, podés ayudar a Valentina, la única joven argentina que busca un lugar entre los diez finalistas. Haciendo clic en su foto para ver su página individual y luego haciendo clic en «Me gusta», ya estás aportando tu granito de arena.

En la página de JCI TOYP 2019 dicen sobre Valentina Denise Avetta y su innovación médica lo siguiente:

Como diabética, Valentina Denise Avetta ha dependido de la insulina desde que tenía 12 años. Durante sus vacaciones familiares, pasó días sufriendo de niveles altos de azúcar en la sangre a pesar de tomar insulina. Más tarde descubrió que su insulina había estado por encima de los 30 ° C, causando que las inyecciones fueran defectuosas. Esta experiencia la llevó a investigar y desarrollar un sensor compuesto termocrómico que indica cuándo la insulina se ha vuelto defectuosa.

Con solo 15 años, estaba desarrollando una investigación y comenzó a experimentar con diferentes prototipos para su sensor de insulina. Presentó su investigación en ferias de ciencias y obtuvo la atención nacional de sus estudios, obteniendo una medalla de bronce en el Proyecto Internacional del Mundo Sostenible (Engineering Energy Environment) (ISWEEEP), una feria internacional de ciencias celebrada en Houston, EE. UU. Al año siguiente, Avetta recibió una beca para el Instituto Balseiro y ganó el primer lugar en la competencia Soluciones para el Futuro 2016 realizada por Samsung.

Después de dos años de proponer hipótesis y refutarlas con experimentación, se le ocurrió una nueva forma de desarrollar su prototipo utilizando cristales líquidos colestéricos. Desafortunadamente, los reactivos de estos cristales serían muy caros, lo que llevó a Avetta a su experimentación actual con geles termosensibles, dispositivos de microfluidos e impresión 3D. La esperanza de estudiar estas vías sobre los cristales líquidos es desarrollar un sensor de insulina que sea asequible y económico para todos.

Avetta continúa experimentando y desarrollando este sensor de insulina en la Universidad Nacional de Entre Ríos. Su dedicación y determinación para resolver este problema para la comunidad diabética ha inspirado avances creativos en el mundo médico para mejor.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA