Compartilo:

“Los años Niño son más propicios a tener pérdidas”, arrancó Gustavo Duarte, consultor privado, en el segundo panel de la Jornada de la SRA.

Duarte aseguró que “los pronósticos son buenas fuentes, pero están lejos de que nos ayuden a tener aciertos”. “Todo depende de dónde esté la tecnología ubicada”, explicó.

“Tenemos que ser conscientes de que los senderos climáticos cada vez van a ser más inestables, este fenómeno se da a nivel mundial e impacta de manera diferente en los diversos cultivos- Los productores deben accionar para mitigar los efectos y repensar los sistemas productivos para encontrar las respuestas y soluciones que necesitan”, sostuvo.

Por su parte, Gonzalo Villegas, director y coordinador del Comité de Granos de la entidad destacó que “no se pudo hacer casi cosecha fina y se sembró tarde“. “Tenemos que aprender de este fenómeno: los potreros tienen que seguir el suelo, hagamos las rotaciones respetándolas en los mejores lugares, tenemos que trabajar la agricultura en los lugares de menos riesgos y avanzar en un seguro multirriesgo”, dijo.

Proyecciones para la lechería

El director y coordinador del Comité Técnico de Lechería de la SRA, Máximo Russ, describió que “el año va a ser complicado y variado”.

“Los productores que no pudieron hacer silos o silos de bajo rendimiento y no pudieron sembrar verdeos y con pasturas degradadas por la seca se van a ver muy complicados. La señal positiva es el tema de Sancor, con la salida de la crisis. Va a haber una competencia entre las distintas industrias que eso puede hacer que mejoren los precios”, resumió.

Para el consultor privador Marcos Snyder, en tanto, en el período 2017/18 “habrá menor volumen de reservas, reducción de la plataforma pastoreo, mejor rinde de los cultivos agrícolas y encarecimiento de los concentrados“.

Proyecciones para la ganadería

Fermín Torroba, de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola -AACREA- analizó el impacto de la sequía y describió cómo afecta en el precio de la faena y el stock. “La seca fue generalizada entre diciembre, junto al período entre marzo y abril; en el verano hubo poco pasto y está comprometido el de otoño e invierno. Habrá menos dietas concentradas, menos recrías e invernadas re-aceleradas porque se han acortado los tiempos; y el alimento caro del que todavía se desconoce el precio para arriba”, detalló.

“La faena va a estar arriba de los tres millones de toneladas. El precio va a caer un 16 %“, se animó a adelantar, al tiempo que indicó que “es importante entender la ganadería a través del tiempo. Será clave entender que estamos en un negocio de ciclos”.

Con respecto a la sequía, Torroba sostuvo que “genera el pasaje de una fase de liquidación y una de retención. También magnifica las variaciones de faena como de precios”. “Esperamos el cambio de fase positiva entre 2019 y 2020“, lanzó.

Por último, Juan José Grigera Naón, director y coordinador del Comité de Ganadería de la entidad consideró que “existen fuerzas positivas que pueden traccionar. Por ejemplo, registramos un incremento importante de las exportaciones. Esto va a generar un derrame”.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA