El intendente de Paraná Adán Bahl dijo anoche que la pronunciada bajante del río Paraná, que en el puerto local alcanzó apenas los 14 centímetros, provocó un colapso en el funcionamiento de la planta potabilizadora de Avenida Ramírez. “El muelle número uno que tiene la bomba número cinco que lleva agua cruda a la planta de avenida Ramírez, entró en colapso. Fuimos bajando la bomba extractora hasta el límite de tocar el fondo de cemento. Ya no hay más posibilidades de seguir más abajo», dijo el intendente.

En medio de este complejo panorama, Bahl avizoró que los problemas con el suministro se profundizarán en los próximos días en todos los sectores de la ciudad. “Estamos en una situación crítica. Pedimos la solidaridad de los vecinos para consumir el mínimo posible de agua potable”, solicitó el jefe comunal.

Cortes. Bahl anticipó que el municipio administrará el agua de manera tal que ninguna zona se vea afectada totalmente y, en ese marco, confirmó que habrá cortes programados de agua. “Vamos a ir administrando el servicio para que algunas zonas no tengan falta de suministro durante todo el día. Y esto se puede hacer porque la planta de calle Etcheveherría funciona a pleno, pero necesitamos que los vecinos sean conscientes de esta situación y actúen con solidaridad”, reiteró el intendente.

Pozos. Bahl dijo también que la Municipalidad habilitó otras fuentes de suministro de agua como los pozos semisurgentes. “Construimos cuatro pozos y tenemos programado habilitar diez más, pero son trabajos que no se hacen de un día para otro”, remarcó.

El intendente también consideró que el suministro no volverá a la normalidad, por lo menos, hasta que el río recupere 50 centímetros de profundidad. (Fuente: Entremediosweb)

COMENTÁ LA NOTA