Compartilo:

Bolivia continúa conmocionada por la crisis política y social que desembocó en la renuncia del presidente Evo Morales y se ve atravesada ahora por la incertidumbre. “Se escucharon bombas, disparos, hubo saqueos a supermercados. Todavía hay un poco de anarquía, formalmente no hay gobierno”, describió esta mañana Normando Álvarez García, el embajador argentino en ese país.

Al analizar el escenario político, el diplomático se mantuvo en línea con el comunicado que sacó Cancillería el domingo por la tarde: “No hay golpe de Estado para nuestro Gobierno. Yo personalmente pienso algo, pero está la decisión de nuestro Gobierno”, señaló al ser consultado por Luis Novaresio (Radio La Red) sobre cómo definía lo que ocurrió en Bolivia.

“Creo que hizo esta declaración porque en realidad no hubo un golpe como tenemos acostumbrados, que se levanta un regimiento, un ejército, no hubo nada de eso… Cuando ya estaban las cartas echadas salió una conferencia de las FFAA pidiendo la renuncia”, explicó.

Al ser repreguntado sobre el tema, Álvarez García señaló: “Seguramente hay una interrupción del orden constitucional, pero en base a la gran conmoción social. Aunque no es lo mismo, hay cosas similares a cuando fue la renuncia de (Fernando) De la Rúa. Cuando hay presiones para que renuncie, hay montones de juegos políticos para que renuncie”, comparó.

Álvarez García expresó su preocupación profunda por el futuro político inmediato de Bolivia, después de que renunciaran todos los representantes de la línea sucesoria: “Desde hace varios días yo me pregunto cuál va a ser el post-Evismo porque la oposición son dos, tres o cuatro figuras. Carlos Mesa, que sacó dos millones de votos y salió segundo, es parte de una alianza. Pero él no tiene un partido. Se presentó con un partido muy chiquito. Y el otro, un líder cívico de Santa Cruz llamado Luis Fernando Camacho, tampoco tiene un partido (…) tengo entendido que estaban reuniéndose para tomar una decisión y encontrar una salida provisoria”, reprodujo Infobae.

A mí no me gusta ningún tipo de interrupción. Uno puede darle el nombre que quiera, pero esto siempre produce una conmoción interna. Acá, ojalá que el post-Evismo sea rápido y no muy complicado para Bolivia”, completó.

Asimismo, el diplomático advirtió que ningún funcionario perteneciente o cercano al Gobierno de Evo Morales se contactó con la Embajada argentina para conseguir asilo político, aunque advirtió que si así ocurriese, no habría mayores problemas en concederlo.

“En su momento hemos recibido llamados de la oposición boliviana preguntándome si podían venir aquí y les dije que sí. Lo mismo sería el caso para alguien cercano al Gobierno”, afirmó.

A su vez, Álvarez García que, hasta el momento, no se registró ningún argentino herido o detenido durante los incidentes que se protagonizaron en la calle desde que se inició el conflicto social y político en Bolivia.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA