El papa Francisco defendió a los inmigrantes y pidió recibirlos: “Todos fuimos extranjeros”

211

“Veámoslos como personas, miremos sus caras y escuchemos sus historias”, solicitó en el Capitolio. Llamó a “no darles la espalda” ni tenerles miedo. Recordó que Estados Unidos fue fundado por migrantes.0013421990Frente a un Congreso embelesado, el papa Francisco pronunció el jueves una vibrante exhortación a favor de los inmigrantes, al instar a los legisladores a acoger al “extraño en nuestro seno”.

En el primer discurso de un pontífice ante las Cámaras, Francisco aludió tanto a la crisis de migrantes en Europa como a la inmigración latinoamericana a Estados Unidos y pidió a los legisladores que “respondan de una manera siempre humanitaria, justa y fraternal”.

Las afirmaciones llegan en un momento en el que el precandiato republicano Donald Trump ha realizado comentarios xenófobos contra inmigrantes. Especialmente contra mexicanos y chinos. El magnate llamó “violadores” y “narcotraficantes” a los indocumentados mexicanos y propone deportar a millones de inmigrantes sin regularizar en el país, así como construir un muro para separar los EEUU de México.

“Que no nos arredren sus números, antes bien, veámoslos como personas, miremos sus caras y escuchemos sus historias, tratando de responder lo mejor que podamos a su situación”, dijo Francisco.

El Papa exhortó a los legisladores —y al país en su conjunto— a no temer a los migrantes, sino a recibirlos como congéneres.

Francisco, hijo de inmigrantes italianos en la Argentina, recordó que Estados Unidos fue fundado por inmigrantes, que muchos de los legisladores son hijos de extranjeros y que las nuevas generaciones no deben “volver la espalda a sus vecinos”.

“Tratemos a otros con la misma pasión y compasión con las que queremos ser tratados”, dijo y recibió una ovación.

“Les hablo como hijo de inmigrantes”, recordó el Pontífice, quien aludió a los extranjeros que en tiempos pasados, “bastantes convulsos y sangrientos”, llegaron a lo que hoy es Estados Unidos, pero afirmó: “Es difícil enjuiciar el pasado con los criterios del presente”.

“Cuando el extranjero nos interpela, no podemos cometer los pecados y los errores del pasado. Debemos elegir la posibilidad de vivir ahora en el mundo más noble y justo posible”, agregó.

Y eso se debe hacer “mientras formamos las nuevas generaciones, con una educación que no puede dar nunca la espalda a los ‘vecinos’, a todo lo que nos rodea”.

“Construir una nación nos lleva a pensarnos siempre en relación con otros, saliendo de la lógica de enemigo para pasar a la lógica de la recíproca subsidiaridad, dando lo mejor de nosotros. Confío en que lo haremos”, dijo el Papa en su defensa de la acogida a los inmigrantes.

“Nosotros, pertenecientes a este continente, no nos asustamos de los extranjeros, porque muchos de nosotros hace tiempo fuimos extranjeros”, recordó el papa argentino al aludir al pasado común que comparte con muchos de los congresistas ante los que pronunció su discurso.

“Nuestro mundo está afrontando una crisis de refugiados sin precedentes desde los tiempos de la Segunda Guerra Mundial. Lo que representa grandes desafíos y decisiones difíciles de tomar”, alertó Jorge Mario Bergoglio.

“A lo que se suma, en este continente —dijo Bergoglio— las miles de personas que se ven obligadas a viajar hacia el norte en búsqueda de una vida mejor para sí y para sus seres queridos, en un anhelo de vida con mayores oportunidades”. (Infobae)

COMENTÁ LA NOTA