El nuevo hobby del gobernador

301

En su mansión del lago, Urribarri le dio un toque de originalidad a su plantación de vides, que no está destinada justamente a la elaboración de vinos.o_1374490926

El gobernador de Entre Ríos, ya desde su cuenta de twitter se define como amante del fútbol y la cocina criolla.

Imágenes de Urribarri jugando a la pelota y cocinando abundan, sin ir más lejos durante el mundial de fútbol agasajó a las Madres de Plaza de Mayo con una de sus especialidades: la buseca.

Pero lo que no confiesa la cuenta de twitter del gobernador es su nueva fascinación: las vides. Hace alrededor de cinco años, según allegados, Urribarri comenzó a instruirse en el tema y plantó algo más de un tercio de hectárea en su ya famosa casa del lago, en Federación y a orillas del Salto Grande.

Si bien ha destinado parte de la producción a vinos que se elaboraron en un establecimiento cercano, el gobernador eligió mayoritariamente otra finalidad para sus uvas: el aceto.

En ese sentido, la originalidad de su propuesta, según entendidos, ubicaría a Urribarri como el único en su especie: ya que hasta donde se conoce nadie más produce aceto en la provincia.

Según los manuales, el aceto balsámico o vinagre balsámico es un tipo de vinagre de origen italiano, obtenido a partir de una mezcla de vinos, en la que intervienen vinos tintos y vinos blancos, los cuales han sido producidos a partir de uvas de las variedades: trebbiano, uniblanc, malbec o barbera.

Dentro de sus características se destaca un sabor fuerte y ligeramente dulce, y su color oscuro. Mientras que las versiones industriales se obtienen mediante maduración por períodos de 4 a 5 años, las versiones más limitadas de este vinagre mencionan al menos doce años de maduración, en toneles de madera.

Es decir, Urribarri entrena la paciencia con el aceto, un producto que demanda aún más tiempo de espera que el vino. Periódicamente, en tanto, un ingeniero agrónomo visita y controla el proceso de producción, además de formular recomendaciones específicas de la tarea.

Entusiasmado con su nuevo hobby, Urribarri aprende el oficio de productor, aunque en este caso con las ventajas y desventajas de ser único en su especie, al menos en la provincia, donde han reaparecido los viñedos lentamente, pero destinados más que nada a la elaboración de vinos.

Fuente: Entre Ríos Ahora

COMENTÁ LA NOTA