El Día de la Reforma Protestante es Ley

438

 Se declaró el 31 de octubre como el día de la Reforma Protestante, que será día no laborable para los agentes de los tres poderes del Estado y alumnos de escuelas públicas que profesan los cultos protestante y evangélico.  La Reforma es un movimiento religioso cristiano, iniciado en Alemania en el siglo XVI, que llevó a un cisma de la Iglesia Católica para dar origen a varias iglesias y organizaciones agrupadas bajo la denominación de protestantismo. 

conmemoracion_reforma

El Poder Ejecutivo promulgó la Ley 10224 por la que declaró el 31 de octubre de cada año como día de la Reforma Protestante, por lo que será día no laborable para todos los agentes  pertenecientes a los tres poderes del Estado provincial y sus entes descentralizados que profesan los cultos protestante y evangélico. Además, los alumnos de esas religiones de niveles primario y medio pertenecientes a establecimientos educativos públicos también “podrán no concurrir a clases”.

Cabe recordar que la Reforma tuvo su origen en las críticas y propuestas con las que diversos religiosos, pensadores y políticos europeos buscaron provocar un cambio profundo y generalizado en los usos y costumbres de la Iglesia católica, especialmente con respecto a las pretensiones papales de dominio sobre toda la cristiandad. El movimiento recibirá posteriormente el nombre de Reforma Protestante, por su intención inicial de reformar el catolicismo con el fin de revitalizar el cristianismo primitivo, y la importancia que tuvo la Protesta de Espira, presentada por los príncipes cristianos alemanes en 1529 contra un edicto del Emperador Carlos V tendiente a anular la tolerancia religiosa que había sido legalmente concedida los principados alemanes.

Este movimiento hundía sus raíces en elementos de la tradición católica medieval, como el movimiento de la Devoción moderna en Alemania y los Países Bajos, que era una piedad laica antieclesiástica y centrada en Cristo. Además, la segunda generación del humanismo la siguió en gran medida. Comenzó con la predicación del sacerdote católico agustino Martín Lutero, que revisó las doctrinas medievales según el criterio de su conformidad a las Sagradas Escrituras. En particular, rechazó el complejo sistema sacramental de la Iglesia católica medieval, que permitía y justificaba prácticas como la “venta de indulgencias”, según Lutero, un verdadero secuestro del Evangelio, el cual debía ser predicado libremente, y no vendido.

La Reforma protestante dependió del apoyo político de algunos príncipes y monarcas para poder formar iglesias cristianas de ámbito estatal (posteriormente iglesias nacionales). Los grandes exponentes de la Reforma Protestante fueron Martín Lutero y Juan Calvino.

Fuente: AIM.

COMENTÁ LA NOTA