El cura denunciado por supuestos abusos fue “separado de la atención pastoral”

372

Ante las denuncias contra el cura Marcelino Moya, el Arzobispado de Paraná “dio inicio a las investigaciones preliminares”, señaló en un comunicado. Además, indicó que “se le ha impedido el ejercicio público del ministerio”.o_1435304111El cura Marcelino Moya, párroco de Nuestra Señora de la Merced, en la ciudad de Seguí, fue denunciado por supuestos abusos a menores. Dichos hechos los habría cometido mientras fue vicario en la Parroquia Santa Rosa de Lima, de Villaguay, entre 1992 y 1997, según ventiló la revista Análisis.
Según los relatos de dos víctimas, Moya habría cometido esos hechos entre 1994 y 1996, y sus víctimas habrían sido adolescentes que colaboraban en el templo como monaguillos, pero también con soldados voluntarios que se incorporaban al Regimiento de Infantería Mecanizado 5 General Félix De Olazábal, con sede en Villaguay, que ingresan a los 18 años y es el escalón inicial en la carrera de suboficiales del Ejército Argentino.

Esta semana se conoció que ya se efectivizaron dos denuncias contra el cura payador Marcelino Moya. Al respecto, el procurador general del Superior Tribunal de Justicia de la provincia, Jorge Amílcar García, informó a Elonce TV: “Hoy recibimos la formalización de las denuncias de los dos primeros casos; fue en términos muy semejantes a lo que ya había salido publicado en los testimonios que la revista local había hecho conocer”.

Ante la gravedad de las denuncias y los hechos ventilados en diferentes medios, el Arzobispado de Paraná, dio a conocer este martes, un comunicado que fue enviado a Elonce.com, y en el que se refiere al caso, aunque no nombra al sacerdote sospechado de cometer abusos.

El comunicado completo
Ante las recientes denuncias que involucran a un sacerdote de nuestra Arquidiócesis, este Arzobispado manifiesta:
1.- Ni bien se conocieron las denuncias periodísticas que involucraban a un sacerdote de la Arquidiócesis, el Arzobispo dio inicio a las investigaciones preliminares según lo expresa el código de derecho canónico en el canon nº 1717, regulados por las normas de Gravioribus Delictis.

2.- Como medida cautelar el sacerdote involucrado ha sido separado de la atención pastoral de la comunidad y se le ha impedido el ejercicio público del ministerio, según lo determina el derecho canónico, hasta que la Justicia se expida.

3.- Expresamos nuestra cercanía y disposición para acompañar a todos aquellos afectados por esta dolorosa situación, quienes cuentan con nuestra disponibilidad de escucha, oración, comprensión y afecto.

“Con esperanza pedimos al Dios misericordioso el logro de la verdad y la justicia, y la sanación de las heridas y dolores ocasionados”, finaliza el comunicado emitido este martes por el Arzobispado de Paraná. (Elonce)

COMENTÁ LA NOTA