Compartilo:

En la última sesión de la Cámara de Senadores se aprobó un proyecto de Ley por el que se declarara patrimonio histórico arquitectónico al cementerio ubicado en Aldea San Francisco, departamento Diamante y lugar histórico provincial. En la necrópolis existen tumbas que datan desde finales del siglo XIX, la mayoría de ellas con la forma de torres elevadas, con estilo gótico.

La iniciativa cuya autoría es del diputado Jorge Monge (Cambiemos-Diamante) y que ya había recibido media sanción de Diputados en 2017, dispone que “la refacción o intervención que afecte las instalaciones, en su estructura arquitectónica, deberá contar con previa y expresa autorización de la comisión de Lugares y Monumentos Históricos de Entre Ríos”. De esta manera, las intervenciones únicamente podrán llevarse a cabo con el asesoramiento técnico especializado pertinente.

También se determina que los costos de las restauraciones deberán surgir de las arcas del Estado, por lo que se deberán incluir en el Presupuesto general de la provincia.

Lo que se pretende preservar “es un antiguo cementerio de ese lugar, en el que existen numerosas tumbas que datan desde finales del Siglo XIX, la mayoría de ellas con la forma de torres elevadas, con estilo gótico, que fueron diseñadas por el escultor Juan Cirilo Di Bernardi, que a la sazón, se había radicado en la zona”, manifestaba Monge en los fundamentos, ampliando que “la aldea San Francisco, es un poblado que nació con la llegada a Ente Ríos de los Alemanes del Volga, y en la actualidad ha visto la emigración de muchas familias. La mayoría de las construcciones en este cementerio, replica a las tumbas levantadas en los márgenes del río Volga, en épocas de la Rusia zarista”.

“Debemos destacar que este verdadero patrimonio histórico arquitectónico se encuentra fuera de todo ejido municipal, razón por la cual declararlo mediante Ley vendrá a coadyuvar seguramente en su preservación, valoración, protección y puesta en valor”, finalizaba el legislador en los fundamentos.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA