Compartilo:

Para alivio del campo, la sequía que venía padeciendo en los últimos cinco meses comenzó a quedar atrás con las lluvias de estos días.

Con registros desde el jueves que se ubicaron en general entre 20 y 50 mm, con lugares por encima de eso, casi el 50% de la pampa húmeda recibió una cobertura de precipitaciones. Se trata de un proceso de fin de la sequía que, en realidad, empezó el fin de semana pasado también con lluvias de ese nivel, en esa oportunidad sobre el centro norte bonaerense y las provincias de La Pampa, Córdoba y Santa Fe, consignó La Nación.

Si bien estas lluvias no revierten las fuertes pérdidas para la producción, porque los cultivos de soja y maíz ya pasaron la etapa en la que necesitaban las precipitaciones para generar rinde, al menos sirven para que el suelo pueda recuperar humedad de cara a la siembra de trigo, que empezará el próximo mes.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA