Compartilo:

El Partido Demócrata retomó luego de ocho años el control de la Cámara de Representantes en Estados Unidos, mientras que el Senado quedó en manos de los republicanos.

Los demócratas ganaron al menos 23 escaños en la Cámara de Representantes, mientras que el Partido Republicano amplió su mayoría en el Senado. De esta manera, las elecciones legislativas estadounidenses dejaron un Congreso dividido para lo que resta del mandato del presidente Donald Trump.

Millones de estadounidenses votaron este martes en unas elecciones marcadas por la figura de Trump, quien perdió el control de al menos una cámara del Congreso por primera vez desde su llegada al poder, consignó Minutouno.

En el inicio del escrutinio, la oposición demócrata se aseguró dos de las 23 bancas que necesitaba arrebatar para controlar la Cámara de Representantes por primera vez desde 2010, incluyendo una por Florida que fue republicana durante tres décadas.

Varios senadores demócratas, entre ellos Bernie Sanders, quien podría volver a ser candidato presidencial en 2020, revalidaron fácilmente sus escaños, pero el partido perdió una banca clave en Indiana que hizo imposible recuperar la cámara alta.

Los sondeos y la historia estaban en contra del republicano Trump, cuyo partido además recaudó menos dinero de campaña que la oposición demócrata.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA