Diego Maradona dejó la clínica luego de la operación y 10 días de internación

Su tratamiento de rehabilitación continuará en una casa acondicionada en Nordelta.

192

Después de 10 días de internación y tras superar una operación por un hematoma subdural en el cerebro, Diego Maradona fue dado de alta y dejó la Clínica Olivos. Continuará su recuperación en su nuevo hogar en Nordelta bajo el monitoreo constante de los médicos y el cuidado de sus hijas, que tomaron el control de su círculo íntimo.

El alta se dio minutos antes de las 18: el astro, de 60 años, abordó una ambulancia que lo trasladó a su nuevo hogar en el barrio cerrado Villanueva de Tigre. Al sentirse bien, el director técnico de Gimnasia pretendía marcharse en un automóvil particular, pero el protocolo se lo impidió.

Detrás de la ambulancia salió una camioneta con algunos de sus familiares, que estarán junto a él en la propiedad recientemente alquilada para su rehabilitación. Algunos de los fanáticos y curiosos que aguardaron el momento lo saludaron con cánticos y frases de aliento.

La última imagen pública de Maradona, el día de su cumpleaños número 60, había sido el diagnóstico más evidente de que algo no andaba bien. Sobrepasado de emociones y bajo un consumo excesivo de fármacos, solo pudo permanecer 18 minutos en la cancha de Gimnasia. Alcanzó para montar un breve homenaje que incluyó plaquetas, saludos sin protocolos y un clima de incomodidad que sobrepasó las pantallas.

El martes 3 de noviembre tras la primera noche en la Clínica Ipensa, y tras verse mucho mejor, Diego insistió para que lo dejen ir. Pudieron convencerlo y permaneció en la habitación 214 donde esa misma tarde conoció los resultados inesperados de la resonancia magnética: debían trasladarlo a Buenos Aires y operarlo lo antes posible de un hematoma subdural en la cabeza.

La intervención quirúrgica, a cargo de Luque y un grupo de terapistas de la Clínica Olivos, se realizó con éxito el martes por la noche.

El postoperatorio sacó a la luz el problema mayor que arrastra Diego: la adicción al alcohol y su combinación con los fármacos. En este escenario, tanto los médicos como su entorno familiar coincidieron en que se presentaba una oportunidad para buscar una mejora integral y establecer un tratamiento a largo plazo.

COMENTÁ LA NOTA