Compartilo:

Nahir Galarza fue condenada a prisión perpetua tras ser hallada responsable del asesinato de Fernando Pastorizzo en Gualeguaychú. Así lo comunicó el Tribunal de Juicios y Apelaciones de la ciudad este lunes en la lectura del adelanto de la sentencia, en una audiencia a la que la imputada no asistió.

La joven permanecerá detenida en la Comisaría del Menor y la Mujer con prisión preventiva hasta que la condena quede firme, debido a la gravedad de la pena impuesta. Los argumentos de la sentencia se darán a conocer el 24 de julio a las 11.

De esta manera, los jueces Mauricio Derudi, Alicia Vivian y Arturo Dumont dieron lugar al pedido de la Fiscalía y la Querella, pero sólo consideraron el agravante de la relación de pareja, desestimando las calificaciones del delito por utilización del arma de fuego y por alevosía.

Tanto los fiscales Sergio Rondoni Caffa y Lisandro Beherán como Rubén Virué, abogado defensor de la madre de Fernando, habían solicitado que la joven autora confesa del crimen fuera condenada a la pena máxima.

La Defensa intentó reducir su condena pero no lo logró. Interpuso la figura de homicidio culposo -sin intención-, que prevé hasta seis años y, en caso de hallar intencionalidad, pidió retirar los agravantes y considerar homicidio simple, con pena mínima de ocho.

El caso que sacudió al país

El viernes 29 de diciembre de 2017, Fernando fue asesinado por Nahir de dos disparos: uno por la espalda y otro en el pecho. Las balas que impactaron en el cuerpo del joven de 20 años salieron del arma reglamentaria de Marcelo Galarza, efectivo de la Policía de Entre Ríos y padre de la autora del crimen.

En un primer momento, Nahir, de 19 años, fue detenida y confesó el asesinato. Quedó alojada en la Comisaría del Menor y la Mujer. Más tarde, en una nueva declaración, dijo que los disparos fueron realizados de manera accidental y argumentó ser víctima de una relación tormentosa, en la que sufría hostigamiento y violencia de género.

De ahí en más, la estrategia defensiva fue intentar acreditar que no existía una relación de pareja entre víctima y victimario para, de esa manera, eliminar un agravante al delito de homicidio, que ya iba a ser calificado por la utilización de un arma de fuego.

También entró en acción el vocero mediático Jorge Zonzini, quien nunca tuvo acceso al expediente por parte de la Justicia pero se encargó de filtrar fotos y datos -muchos de ellos falsos- sobre el presunto vínculo enfermizo que unía a los jóvenes, en un marco de violencia de género. Antes del juicio, fue apartado.

El Tribunal de Juicio y Apelaciones comenzó a juzgar a Nahir el 4 de junio. La fecha de inicio de las audiencias fue modificada por pedido de la Defensa, ya que originalmente el arranque del procesamiento estaba dispuesto para el 21 de mayo. Fueron más de tres semanas de audiencias, en las declararon amigos, familiares y testigos tanto de Fernando como de Nahir.

Sin lugar a dudas, el punto cúlmine sucedió el 25 de junio. Ese día, la propia imputada decidió volver a narrar lo sucedido y contar de qué manera había asesinado a Fernando. Asimismo, mostró sus argumentos para echar por tierra la relación de noviazgo que los unía.

No obstante, reiteró su culpabilidad y afirmó: “Todos los días tengo la culpa de haber agarrado el arma en ese momento y no haber dejado que las cosas pasaran de otra forma”.

Fuente: Ahora

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA