Compartilo:

Luego de varios años de estudio, pruebas y análisis, la firma comercial Quanta, junto a la Universidad Tecnológica Nacional, ambas con sede en Paraná, creó un procedimiento y diseñó un sistema para neutralizar «por completo» los residuos que quedan en los recipientes que se utilizan para pulverizar.

“Entendemos que sumando el equipo de lavado de bidones y tratamiento de efluentes, en un marco de orden y trazabilidad, se da seguridad a los diversos actores del proceso, que van desde Cámara Argentina de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes y sus empresas, hasta los eventuales usuarios del plástico tratado”, sostuvo el responsable de Relaciones con la Comunidad de la empresa, Javier Levy.

El diseño se encuentra en etapa de patentamiento y lo novedoso, indicó, “es la efectiva y certera neutralización de los residuos tóxicos”. Es que los bidones, una vez lavados en las tres etapas exigidas por la legislación, se cortan para destruirlos como tales y evitar su reutilización. “Se lavan y se enjuagan con una solución combinada a alta presión. Ese plástico tratado, ya libre de agrotóxicos, se convierte en materia prima útil para reincorporarlo al ciclo y fabricar nuevos bidones”, detalló.

Según explicaron desde la firma, el agua que se usa para el lavado también lleva un proceso para neutralizar los elementos activos de los efluentes.

“Fueron varios años de estudio y análisis químicos, que se hicieron en el Centro Científico Tecnológico (Ceride de Santa Fe), que muestran con certezas el proceso y la máquina que hemos diseñado”, aseguró Levy.

En ese sentido, agradeció que “sin el empuje y la buena recepción y trato del Instituto Nacional de Tecnología Industrial – Agencia de Extensión Crespo, la Agricola Regional de Crespo y la Microrregión de Crespo y sus aldeas, hubiéramos cejado en la tarea de intentar ayudar a resolver un problema que a la fecha no ha encontrado solución fáctica técnicamente segura”, reprodujo El Entre Ríos.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA