Costos agrícolas ante un escenario económico variable

442

El costo de la tarifa agrícola tuvo una variación en diciembre del 17% promedio, cifra que ya es menor tras la devaluación y el aumento del combustible, indicó el Ing. Ricardo De Carli.

trilla

El doble efecto generado por la inflación y la devaluación del peso, ha impregnado a todos los costos agrícolas. En marcha de la recolección de granos gruesos, los servicios de cosecha se actualizan a partir de las subas de precios registradas en el combustible y en los gastos de conservación y de reparación de la maquinaria agrícola.

Para la presente campaña, los precios fueron actualizados por la Federación Argentina de Contratistas de Máquinas Agrícolas (Facma) sin diferenciar las labores que pertenecen a cada zona productiva: “Se actualizaron desde diciembre a la fecha con una variación en aumento del 17 por ciento promedio, lo cual es menor a la devaluación como del aumento del combustible. Si bien, no todo el costo de la labor de cosecha es de combustible, pero si el mantenimiento de los equipos” explicó el Ing. Agr. Ricardo de Carli, de la Agencia de Extensión Rural de Crespo del INTA y representante en la Asociación de Contratistas Rurales de Entre Ríos (ACRER).

En este sentido, el Ing. De Carli ejemplificó que hoy la recolección de una soja de 26 quintales, rendimiento frecuente en la zona, tendría un costo de 614 pesos por hectárea más IVA. “Este es el último costo actualizado que tenemos que diferenciarlo del precio, ya que hay una diferencia de costo entre lo que uno tiene que gastar cuando la maquina es propia y lo que es el precio de la tarifa, que incluye la rentabilidad del empresario” precisó.

Cabe destacar que para arribar a esa estructura de costos, la Facma considera un valor del gasoil de 9,87 pesos el litro, 52 por ciento más que el año pasado cuando el valor de referencia había sido de 6,50 pesos el litro, pero muy inferior al precio actual. La matriz de costos que la entidad elabora para cada uno de los cultivos gruesos tiene al rubro “combustible y lubricantes”, como el de mayor protagonismo. Su incidencia oscila entre 25 y 26 por ciento del gasto total, según el cultivo; seguido por las “amortizaciones e intereses”, con alrededor del 20 por ciento; “conservación y reparación” de la maquinaria, entre 18 y 20 por ciento; y “personal y aportes”, 15 por ciento. Los valores tienen como referencia un tipo de cambio de 7,83 pesos.

Ante un escenario donde los valores fluctúan constantemente, según explicó el especialista, el productor de la zona continua trabajando bajo dos variantes tradicionales como es a un porcentaje del cultivo o a costo de la labor. “Históricamente hay momentos en que coinciden bastante bien los dos valores, por ejemplo de los 26 quintales el contratista si va a porcentaje se lleva el 10 por ciento, es decir 2,6 quintal que es pagado al valor equivalente de la comercialización del grano, aunque son arreglos secundarios. Dándole un valor a su labor podría ser 2,6 quintal por hectárea o 614 pesos por hectárea, según el valor del grano en el momento puede tender a un alza o baja del valor. Normalmente hay una fuerte tendencia en la relación comercial, conocida como regateo o tironeo del precio entre el tomador del servicio (buscando pagar un menor costo) y quien lo ofrece, buscando obtener un valor lo más cercano de la realidad” explicó De Carli.

El representante de ACRER destacó la importancia del trabajo realizado como Institución, ya que “los contratistas, y más aún en nuestra provincia, son mayoritariamente empresas familiares, productores que conocemos de la zona de Diamante, Crespo y las aldeas, y que poseen alrededor de dos empleados y hacen al consumo de su empresa en nuestra localidad”. Los contratistas rurales en nuestra zona manejan alrededor del 70 por ciento de la producción de los granos para sus diferentes usos, constituyendo un componente primordial como “empresas que hacen a la economía de nuestras ciudades”.

ACRER en Expoagro 2014

Representantes de las asociaciones de nivel primario, que conforman la Facma, analizaron la realidad del sector en la edición 2014 de la megamuestra del campo. El Ing. Agr. Ricardo De Carli estuvo presente en representación por la asociación entrerriana junto a las otras seis entidades de contratistas del país.

Según señaló De Carli, “se aprovechó el ámbito de la exposición para ver diversos temas que hacen a la actividad del contratista y que pueda cumplir con su rol dentro del sistema de producción y la cadena que empieza por ese eslabón primario, la producción de los granos”. Entre los ejes puntualizados durante el encuentro fueron la actualización de los costos de los servicios agrícolas, la producción primaria nacional, y el rol que en ella ocupan los contratistas rurales. También se trató el tema del tránsito y traslado de los equipos agrícolas, la relación entre la normativa actual y la tecnología en las maquinarias de alta productividad.

“Hoy sabemos sobre la importancia para nuestra economía del sector agropecuario, la exportación de granos y/o la elaboración y transformación de granos en los distintos alimentos” resaltó De Carli.

Fuente: Momento de Campo 

COMENTÁ LA NOTA