Compartilo:

Los efectivos, que están autoacuartelados por demandas salariales, rechazaron anoche la oferta del gobierno. De la Sota pidió ayuda a la Gendarmería. Casas y peatones también fueron asaltados. Hoy permanecerán cerradas las escuelas, bancos y la administración pública en la capital. Hay 18 detenidos y 60 heridos.

saqueos

Efectivos de la Policía de Córdoba mantienen desde las primeras horas de ayer un acuartelamiento en distintas localidades de la provincia en reclamo de mejoras salariales y de condiciones de trabajo, lo que derivó por la tarde y la noche en saqueos generalizados en supermercados, locales comerciales, viviendas y en peatones en la capital cordobesa.

Como resultado de los desmanes y enfrentamientos, 60 personas resultaron heridas y otras 18 fueron detenidas por el cuerpo elite de la fuerza provincial que no adhirió a la protesta.
“El 75 por ciento de la Policía ya está acuartelada. En el interior es casi total. En Río Tercero, los jefes amenazan con sanciones”, sostuvo un efectivo en declaraciones a la radio cordobesaCadena 3. Al verse reducida la presencia policial en las calles, al menos 20 supermercados y comercios, como casas deportivas, de venta de motos, de indumentaria, un comedor de Caritas y hasta algunas casas sufrieron saqueos y robos.

Dos sucursales de la cadena Cordiez, ubicadas en los barrios SEP e Ituzaingó, en el sur de la capital cordobesa, fueron las primeras en ser saqueadas, ayer a la tarde, por decenas de personas. Una de las filiales, ubicada en avenida Ricchieri al 4200, fue asaltada en dos oportunidades, según informó el sitio La Voz.

De acuerdo al reporte de ese medio, la primera embestida se produjo cerca de las 16, cuando un grupo de vecinos se llevó bebidas y mercaderías. La escena se repitió a las 17:30.

“Han sacado mercadería, no hay lesionados. Se han llevado mucha bebida alcohólica y también mercadería. Los empleados no han sido golpeados”, contó un efectivo policial en diálogo con Cadena 3. El agente recomendó al resto de los comerciantes de la zona que cierren sus puertas.

Pasadas las 20, en tanto, se registraron dos nuevos saqueos. Fue en un supermercado chino en la esquina de la calle Soconcho y Celso Barrios, y en una sucursal de Mariano Max en la calle Saavedra Lama. Cerca de las 22, también se reportaron robos en viviendas de la zona sur de la capital cordobesa, y varios comerciantes que respondieron a los tiros para evitar que les vacíen sus locales.

De acuerdo al jefe de Guardia del Hospital de Urgencia de Córdoba, Gustavo Álvarez Anderson, debieron asistir a 60 heridos, de los cuales 12 presentaron heridas de bala.

Además, mientras caía el martes y durante las primeras horas de la madrugada, los robos y saqueos se pronunciaron y disiparon por gran parte de la capital provincial. Uno de ellos ocurrió en el supermercado mayorista Makro, cercano a los locales de Wall Mart y Carrefour. “Unas 200 personas se llevaban de todo, pero nada de productos perecederos sino todos artículos de valor como colchones y heladeras”, precisó un periodista cordobés a C5N. Añadió que también hubo enfrentamientos a puño de golpes entre comerciantes y los saqueadores en otras esquinas afectadas.

Los hechos, a los que se suma los asaltos que sufrieron dos supermercados Vea, una casa de venta de motos, otra de celulares y robos a un a automovilistas y peatones, sucedieron en una jornada en que la policía provincial redujo drásticamente el personal de servicioen la ciudad como consecuencia de la protesta por una recomposición salarial.

Sólo un reducido grupo de la policía de elite de Córdoba, 60 efectivos, hace frente a los desmanes provocados por los manifestantes. Los gendarmes que tiene la provincia están en la ciudad de Jesús María, donde también hay un acuartelamiento de los policías.

Producto de los saqueos y el descontrol, se suspendió la recolección de residuos y hoy no habrá transporte público ni tampoco los bancos atenderán ante la falta de seguridad. De igual forma, las escuelas públicas de Córdoba Capital no abrirán mientras que la municipalidad dictó asueto administrativo.

La policía reclama un aumento salarial y mejores condiciones laborales, una medida a la que se plegaron unos 6.000 agentes, y que dejó a la provincia desprotegida ante eventualidades como las mencionadas.

Al respecto, el secretario de Seguridad nacional, Sergio Berni, sostuvo anoche en declaraciones al canal A24 que están realizando “averiguaciones importantes” pero evitó dar mayores detalles al tiempo que consideró que “es un acto de irresponsabilidad emitir una opinión” sobre los motivos que provocaron la protesta policial.

Y fue categórico al afirmar que “el gobernador (Juan Manuel de la Sota) es quien debe asumir el control policial y darle seguridad a la población porque es su responsabilidad”. De todas formas, aclaró que si el mandatario le reclama ayuda, enviará gendarmes a la provincia. A la medianoche se supo que la provincia solicitó colaboración, pero no tuvo respuesta de ningún funcionario nacional.

Tras una jornada en la que se multiplicaron las reuniones, representantes de los manifestantes fueron recibidos por las autoridades, mientras el gobernador José Manuel de la Sota adelantó el regreso desde Colombia donde cumplía una visita oficial.

Representados por el abogado penalista Miguel Ortiz Pellegrini, los agentes se reunieron a tarde con el jefe de la Policía provincial, comisario César Almada, quien les transmitió la oferta del gobierno de elevar en un 52 por ciento los adicionales. La propuesta había quedado supeditada a que los policías levantasen la medida de fuerza.

Minutos antes de las 23, los agentes rechazaron “categóricamente” el ofrecimiento en cada sede policial por lo que Córdoba llamó a distintas dependencias nacionales para solicitar la intervención de Gendarmería “pero no hubo respuestas de nadie; parece que andan mal los teléfonos”, ironizó con enojo el gobernador Juan Manuel de la Sota, en declaraciones al canal TN.

Luego, por Twitter, continuó manifestando su malestar. Según escribió, “desde las 20 hs solicitamos envío Gendarmería por acuartelamiento policial. Saqueos en ciudad de Córdoba amerita urgente respuesta”.

Y mencionó a la presidente Cristina Kirchner en su reclamo: “@CFKArgentina reiteramos pedido urgente  envío Gendarmería a Córdoba. Saqueos en la ciudad justifican urgente respuesta”.

Por su parte, el jefe de Gabinete provincial, Oscar González, explicó que intentaron comunicarse con la Jefatura de Gabinete nacional y con el Ministerio de Seguridad para pedir “la cooperación de Gendarmería” pero, remarcó, “lamentablemente no hemos tenido eco de las autoridades nacionales hasta el momento”.

González solicitó además a los vecinos que “permanezcan en sus hogares” hasta que se restablezca la seguridad en las calles.

Por su parte, la Justicia local instó a los policías a “retomar la normal prestación de los servicios” para “restaurar la paz social”, indicó Infobae.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA