Compartilo:

En la campaña anterior se había cosechado 4.803 toneladas de maíz y, en el período 2017-2018, se registró una disminución interanual de 67% en la superficie sembrada: 3.100 hectáreas, según indica el reporte del sistema de información agrícola de la Bolsa.

En promedio, el rendimiento provincial tuvo una mejora de 21% en relación con el año pasado, es decir, unos 365 kilos por hectárea.

Asimismo, se detectó siembra de girasol en solo 5 de los 17 departamentos que conforman la provincia.

La siembra y producción de girasol en la campaña 2017-2018 se concentró en los departamentos de La Paz Paraná, donde se abarcó 77% del área implantada: 1.000 hectáreas; mientras que ocuparon el 78% respecto de la producción, es decir, casi 2.500 toneladas.

A nivel de lote los rendimientos tuvieron un rango entre 1.100 a 2.700 kilos por hectárea. Paraná fue el departamento que tuvo el rendimiento promedio más alto: 2.500 kilos por hectárea.

En su informe, la Bolsa también resaltó el nivel de pérdida que registra el maíz y la soja como consecuencia de la falta de lluvias en la provincia.

Para el caso de la soja, indica que las primeras proyecciones ubican al área cultivada con en la campaña 2017/18 en 1.280.000 hectáreas de las que al menos el 3%, unas 30.000 hectáreas, se perdieron; mientras que para la soja de segunda el valor sería de menos del 2%, lo que representa 5.600 hectáreas.

En cuanto al maíz, la superficie cultivada en la campaña 2017-2018 se ubicó en 266.500 hectáreas y se proyecta un área de aproximadamente 30.000 con maíz tardío.

El ciclo 2016-2017 tuvo un rendimiento promedio general de maíz de primera y tardío, de 6.439 kilos por hectárea y las proyecciones para la campaña 2017/18 se ubican en 3.813 kilos por hectárea: una reducción del 40% en la producción.

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA