Compartilo:

En conferencia de prensa, las entidades agrarias comunicaron la medida a modo de protesta por las políticas del Gobierno en esa área. Regirá desde este sábado hasta el jueves 20.

mesa

Las principales asociaciones rurales anunciaron una huelga comercial de cinco días en protesta contra el exceso de regulaciones de los mercados que mantiene el Gobierno.

Aunque se espera un amplio acatamiento de la medida que comenzará el próximo sábado, el cese de comercialización de granos y carne no afectará los embarques del país, ya que las empresas exportadoras cuentan mayormente con reservas para procesar y embarcar.

“El próximo paso (tras las reuniones que se mantuvieron) es el de no comercializar (productos rurales no perecederos) desde las 0 horas del sábado 15 hasta las 24 horas del miércoles 19”, dijo Rubén Ferrero, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

“A nadie le gusta llegar al extremo de no vender lo que con tanto sacrificio genera, pero solo hemos obtenido un silencio irrespetuoso como respuesta a los innumerables pedidos de audiencia a la presidente (Cristina Kirchner)”, señaló Ferrero.

Del lado del gobierno nacional se anticipó que el ministro de Agricultura, Norberto Yahuar, dará mañana una conferencia de prensa en la que seguramente resaltará la flexibilización de la politica oficial, como la devolución a los productores de la totalidad de lo que se perciba por retenciones al trigo.

Acosados por el alza de los costos de producción –impulsados por la elevada inflación del país–, los altos impuestos y el clima irregular –que dejó una cosecha inferior a la prevista inicialmente–, los dirigentes rurales anunciaron ahora esta protesta.

El eje de los reclamos

La principal demanda de los agricultores es actualmente contra las regulaciones oficiales de los mercados y los impuestos a las exportaciones.

“Hay que disminuir las retenciones hasta su total eliminación; mientras que existan (las tasas a las ventas al exterior), segmentarlas; (y) eliminar los ROE (permisos del Gobierno para exportar trigo y maíz)”, dijo Ferrero.

Con el argumento de garantizar la oferta doméstica de trigo, maíz y carne a bajo precio, las autoridades mantienen restringidas las exportaciones de esos productos y aplican impuestos a sus ventas al exterior.

También inquieta la creciente presión tributaria, a través de la alta inflación, como de la suba de las alícuotas de los gobiernos provinciales y municipales. (Fuente: Infobae).

Compartilo:

COMENTÁ LA NOTA